Nacionales

Identifican a comisionado Sebin que disparó en marcha del #12F

sebin

Melvin Collazos, comisario del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) que fue grabado disparando aparentemente contra los estudiantes el pasado miércoles, en las cercanías del Ministerio Público en Caracas, está bajo una lluvia de implicaciones que lo identifican como el asesino del joven Basil Alejandro Da Costa Frías, de 24 años.

La disposición de cámaras y teléfonos inteligentes en la población han facilitado captar momentos que resultan impactantes y que se distribuyen entre los usuarios de manera viral. El nombre de Collazos es mencionado como el presunto victimario. Las imágenes que circulan hasta el momento muestran diversos ángulos de esos hechos de sangre, registrados en el centro y al este de la capital.

La demanda de información luego de la censura aplicada por gobierno de Nicolás Maduro sobre la transmisión de contenidos violentos, ha incrementado el intercambio de contenidos en las redes sociales y por vías personales, a veces inciertos o no comprobados.

Además de las concentraciones masivas de manifestantes, los momentos precisos en los que se producían disparos contra los jóvenes y hasta el traslado de víctimas, videos aficionados grabaron a Collazos vistiendo un uniforme del SEBIN, protegiéndose en una pared de concreto y luego apuntando hacia un blanco. Aparentemente el individuo abrió fuego contra los presentes en las zonas de protestas.

El lamentable saldo de personas fallecidas por herida de bala tras las manifestaciones del pasado Día de la Juventud en Caracas provocó una conmoción general en el país.

Muchos se sorprendieron de que este agente de un cuerpo de inteligencia utilizara su pistola certificada por los organismos de seguridad de Venezuela y sin ocultar su rostro, contra una población que aún no se ha demostrado portadora de algún armamento.

Una fuente confirmó a DIARIO LAS AMÉRICAS que el policía era subcomisario de la DISIP, antiguo nombre del SEBIN, hasta que un cambio de directiva en el organismo de inteligencia decretó su expulsión, en 2007.

De acuerdo con la información extraoficial, Collazos, hombre de confianza del actual Ministro de Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, estaría relacionado con presuntas irregularidades como excesos policiales en procedimientos de investigación y estafas. El director entrante para ese entonces, Henry Rangel Silva, no estaba de acuerdo con su proceder y decidió no prescindir de sus servicios.

Al salir del SEBIN, Collazos trabajó para la firma Total Control, empresa de asesoría de seguridad y que proporcionaba escoltas a altos ejecutivos de Venezuela. La dirección de esta compañía estaba a cargo de Pedro Luis Martínez Olivares y Mario Rodríguez. El abogado de esta sociedad era el exfiscal Gilberto Landaeta, acusado por abuso de autoridad y uso indebido de arma de fuego en 2005.

Otra fuente consultada vinculó a Collazos en el atentado frustrado contra la periodista Marta Colomina, en 2003. La comunicadora fue interceptada por dos vehículos, sus tripulantes lanzaron una bomba Molotov contra el carro de Colomina, aunque afortunadamente no explotó.

La reincorporación de Rodríguez Torres como director del SEBIN regresó a Collazos a las filas de la policía política venezolana, ascendiéndolo al rango de comisario. La última operación en la que participaría el funcionario fue el pasado 12 de febrero, en el ataque contra los manifestantes de la oposición.

En su defensa
En la investigación trascendió la incursión del comisario en el rescate de la hija del conocido perseguido político Eligio Cedeño. El banquero habló con DIARIO LAS AMÉRICAS y describió el agradecimiento que siente hacia Collazos al lograr la recuperación de la menor de aproximadamente 16 años, secuestrada en 2005.

“Tal vez él [Collazos] no sea una persona buena, pero reconozco su labor en el rescate de mi hija, no me pidió ni un centavo luego de eso (…) ahora lo están inculpando en la muerte pero se ve en el video que no fue él quien disparó contra el muchacho”, opinó Cedeño.

Agregó que el comisario Collazos se encuentra retenido en los calabozos del SEBIN, tras los hechos lamentables en el centro de Caracas. El motivo de esta medida, a su juicio, es que “alguien tenía que ser apresado”.

En el momento del secuestro de la hija del empresario venezolano, era asesorado en materia de seguridad por Iván Simonovis, otro preso político del gobierno venezolano que fue arrestado tras la revuelta sociopolítica de abril de 2002.

El plagio de la estudiante de bachillerato fue practicado por delincuentes comunes sin experiencia en secuestros. Presuntamente, los datos de rutas de la joven y la posibilidad de pago de rescate fueron suministrados por alguien cercano a la familia de la víctima.

Via Diario Las Americas

Tweet
Fuente: La patilla (URL)

Powered by WPeMatico