Sin categoría

17 efectivos de seguridad se encuentran detenidos por presunto uso excesivo de la fuerza

La Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, informó este viernes que de las 168 personas que se encuentran privadas de libertad como resultado de los hechos violentos generados por la derecha venezolana en el país, 17 son efectivos que integraban distintos cuerpos de seguridad, por el presunto uso desproporcionado de la fuerza.

De estos funcionario privados de libertad, Ortega detalló que siete son del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin); dos de la Policía de Chacao (Miranda); cuatro de la Policía Nacional Bolivariana (PNB); uno del Ejército; uno de la Policía de Aragua; uno de la Policía de Mérida, y otro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

En rueda de prensa ofrecida en la sede del Ministerio Público (MP) en Caracas, Ortega indicó, hay tres funcionarios de la GNB que se encuentran con medidas cautelares sustitutivas de libertad, es decir, se encuentra con libertad condicionada.

Además destacó que el MP adelanta la investigación de 81 casos sobre presunta violación de los derechos humanos, de los cuales 75 casos se presumen que sean por trato cruel, dos por tortura, dos por homicidio consumado e igual número por homicidio frustrado.

"Tenemos como política el respeto a los Derechos Humanos", reiteró la Fiscal.

Ratificó que el Estado venezolano -que nació con la Constitución aprobada por el pueblo en 1999- es garante y defensor de los Derechos Humanos, situación que contrasta con el Estado represor de la IV República que desde 1958 a 1998 ejecutó un régimen violento que dejó más de 5.000 muertos, desaparecidos y torturados, hechos por lo que el Estado venezolano creó una Comisión por la Verdad que investiga estos crímenes de lesa humanidad.

Recordó que en Venezuela entre los años 1958 y 1998, se ejecutaron innumerables violaciones a los Derechos Humanos, entre las que figuran masacres como la de Cantaura, Yumare y El Caracazo, que enlutaron al pueblo y que nunca fueron investigadas a fondo por los gobiernos de la cuarta república.