Otro sitio realizado con WordPress

Bélgica ganó 2-1 a EEUU en suplementarios y pasó a cuartos de Brasil 2014

90 0

(AP) — Bélgica confirmó el martes su cartel de equipo prometedor en el Mundial y se metió en los cuartos de final tras ganar 2-1 a Estados Unidos con goles de Kevin de Bruyne y Romelu Lukaku en el alargue.

La selección belga se enfrentará en cuartos de final a Argentina, que también necesitó del tiempo suplementario para doblegar a 1-0 a Suiza. El alargue entre belgas y estadounidenses fue el quinto en ocho partidos de octavos, la primera vez que sucede desde que los mundiales implementaron el formato actual en 1986.

Las ocho selecciones que siguen en competición fueron las ganadoras de sus respectivos grupos en la Copa, otro suceso inédito desde que el torneo empezó a jugarse con 32 equipos en 1998.

Bélgica dominó casi todo el encuentro, pero el poco acierto de sus delanteros y una excelente actuación del arquero estadounidense Tim Howard, elegido mejor jugador del partido, evitaron el gol hasta el final. Los belgas dispararon 38 veces a puerta, 27 de ellas entre los tres palos. Mientras que Estados Unidos lo hizo en 15 ocasiones, nueve encontraron el arco.

"Por el bien de mi corazón, por favor no quiero más partidos como éste", dijo el técnico belga Marc Wilmots sobre la tensión vivida.

De Bruyne hizo bueno el monólogo belga a los tres minutos del arranque de la prórroga, cuando cruzó un potente derechazo dentro del área ante la salida de Howard, héroe estadounidense en los primeros 90 minutos.

"Cuando llegas a este punto, una jugada define el resultado", comentó el volante estadounidense Michael Bradley. "En un partido así, ambos equipos tienen oportunidades. Al final del tiempo reglamentario, tuvimos una oportunidad para ganar el partido".

Bradley se refería a la ocasión que Chris Wondolowski tuvo en el último suspiro del tiempo reglamentario, cuando tuvo el arco a su disposición y remató desviado ante la salida del arquero Thibaut Courtois.

"Tuvimos nuestras oportunidades para derrotarlos, pero por su lado Bélgica también tuvo ocasiones para ganarnos antes", comentó el técnico de Estados Unidos, Juergen Klinsmann.

A los 105 minutos, Lukaku, que empezó el partido desde el banquillo, culminó un rápido contragolpe en lo que parecía la sentencia definitiva. Pero Estados Unidos no se rindió y Julian Green enganchó una preciosa volea con la pierna derecha a los 107 minutos para devolver la emoción al marcador.

En una espectacular jugada de estrategia a pelota parada, con una pared en el área incluida, Clint Dempsey pudo haber mandado el partido a los penales, pero Courtois sacó un gol que parecía cantado en el mano a mano.

"Ha sido un auténtico drama", reconoció Klinsmann. "Tuvimos ocasiones suficientes para igualar. Incluso pudimos haber ganado".

"Estamos muy, muy orgullosos del equipo", añadió.

Bélgica sorprendió de inicio al alinear al delantero Divock Origi, de 19 años, en sustitución del titular habitual Lukaku. La apuesta de Wilmots salió bien. Origi dio más movilidad a la línea ofensiva y liberó a la estrella del Chelsea Eden Hazard.

Además, la frescura de Lukaku fue clave en el tiempo de alargue.

Estados Unidos apenas plantó cara a Bélgica durante los primeros 20 minutos de partido, que después pasó a ser completamente dominado por los europeos. Hazard y el lateral Jan Vertonghen rompieron continuamente la defensa estadounidense y Bélgica tuvo ocasiones de todos los colores para ganar. Origi estrelló un cabezazo en el travesaño. Mientras Howard tapaba con los pies, las manos y lo que hiciera falta remates de todos los colores de De Bruyne, Kevin Mirallas, Hazard y Marouane Fellaini.

"El muro iba a caer en algún momento", admitió Howard, arquero del Everton, visiblemente afectado por la derrota. "Jugó un partido increíble", aseguró Klinsmann sobre su portero.

La selección norteamericana pudo haber logrado el premio de la victoria con la oportunidad de Wondolowski, que llegó cuando peor lo estaba pasando Estados Unidos. Pero el artillero mandó la pelota a las nubes.

"Todos los futbolistas jugaron al máximo de sus capacidades", afirmó Klinsmann.