Economía

Hacen falta billetes de 500 y 1000

La elevada inflación que existe en el país, que cerró en 56,2 por ciento el año pasado, debilitó el poder adquisitivo de la moneda local, por lo que ya no debe llamarse bolívar “fuerte”.

Ante la pérdida de la capacidad de compra del dinero, el billete de 100 no alcanza para hacer una compra, aunque es el de mayor denominación, el más utilizado por la población y el más impreso por el Banco Central de Venezuela.

Solo en lo que va de año se pusieron en circulación 99,8 millones de nuevas unidades monetarias con el rostro de Simón Bolívar, de acuerdo con cifras del ente emisor.

Al inicio de 2014, en la calle había 846,8 millones de piezas, cifra que subió a 946,6 millones al cierre de julio, lo que implica un incremento de 11 por ciento en siete meses.

En ascenso

La cantidad de papel moneda marrón en circulación pasó de 566,5 millones de unidades en julio de 2013 a 946,6 millones al término del mes pasado, lo que implica que se lanzaron 380 millones de nuevas piezas a la calle durante el último año (67 por ciento).

La impresión se hace más evidente si se compara con enero de 2008, cuando tras un cambio en el cono monetario entró en vigencia el “bolívar fuerte”. Desde entonces hasta ahora se hicieron 927,2 millones de nuevas unidades de 100, lo que implica un incremento de cuatro mil 800 por ciento en poco más de seis años.

El billete más alto en Venezuela, el más usado, no alcanza para pagar una cena. El mismo solo cubre la compra de un cuarto kilo de queso en una panadería.

Por la inflación

Alberto Castellano, profesor de la Universidad del Zulia, asegura que la "inflación galopante" que existe en Venezuela hizo que se necesiten "muchos billetes" para comprar “cualquier menudencia”, por lo que el BCV tuvo que aumentar el volumen de los papeles marrón.

Aunque el uso de tarjetas de débito y chequeras puede aliviar la situación, en el país solo 70 por ciento de la población está bancarizada, por lo que 30 por ciento de los venezolanos depende del efectivo, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Bancos (Sudebán).

Los altos precios de los productos hicieron que las monedas que están vigentes ya no estén en circulación, pues no tienen valor alguno, como las de Bs. 0,01, Bs. 0,05, Bs. 0,10 y Bs. 0,12. Otras como las de Bs. 0,25, Bs. 0,50 y Bs. 1 solo se usan para pagar la gasolina, el único producto barato en Venezuela.

El economista considera que se requiere la creación de piezas de mayor denominación, de al menos 500 y mil bolívares, para disminuir la cantidad de unidades empleadas para hacer una compra. De lo contrario, al cabo de un par de años se necesitará salir con un saco de dinero para ir al abasto.

Fuente LA VERDAD