Variedades

En las civilizaciones antiguas también sufrían problemas cardiovasculares

Estamos acostumbrados a pensar que tanta comida rápida, el sedentarismo y los malos hábitos son la causa de que, hoy en día, tantas personas sufran problemas cardíacos. Sin embargo, todo cambia al saber que algunas momias de más de 4 mil años de antigüedad también padecían estos problemas y no necesariamente por comer comida chatarra o pasarse horas y horas sin hacer nada productivo.

Para este descubrimiento, un grupo de investigadores estudió 137 momias en las que encontraron signos de ateroesclerosis, la forma más común de arteriosclerosis. Profundicemos en lo que esto significa.

¿Hay una predisposición genética a los problemas cardíacos?

El estudio puso en consideración el hecho de que estos problemas no fueran causados por el modo de vida, sino por un factor presente en los seres humanos. Solo había una manera de descubrirlo: utilizando un escáner de tomografías computarizadas que mostrara la realidad interna de decenas de momias de Egipto, Perú, América del Sur y Alaska.

Se encontró que casi un 47% de las momias presentaban signos de ateroesclerosis. Lo que quedaba de las arterias de las momias fue lo que permitió demostrarlo, mediante el estudio de la calcificación vascular. En algunos casos, donde las arterias no sobrevivieron, se pudo observar los depósitos de calcio que quedaron en su lugar.

La edad importa, pero no el lugar

Como en muchas enfermedades, las personas mayores eran más propensas a sufrirla. El hecho de que las momias provinieran de diversos rincones del mundo y con estilos de vida tan diversos, fue un determinante para comprobar la hipótesis inicial.

Una de las principales teorías era que se presentaba en momias pertenecientes a figuras de clase alta (como faraones) que tenían una dieta muy alta en grasas saturadas. Sin embargo, las momias encontradas fuera de Egipto se momificaron en un proceso natural relativo al clima y la temperatura, que permitieron que se conservaran.

Esto descarta que sean personas de clase alta y muchas de ellas eran en realidad muy pobres. Son casos diferentes a las momias egipcias logradas por un proceso de momificación que se realizaba a la clase alta.

De momento, se piensa que si se deja de comer grasas o se cambia el estilo de vida de las personas, las enfermedades cardíacas desaparecen. Pero esto prueba que no es así, de hecho, abre un nuevo camino para las investigaciones sobre estas enfermedades.

Esto no implica que las comidas altas en grasa no provoquen este tipo de enfermedades, y es una buena decisión cuidar las comidas y mantener una vida activa. Aunque sea un proceso del envejecimiento, siempre va a disminuir la posibilidad de que la suframos si llevamos una vida saludable.

Otros posibles culpables

Otras hipótesis dicen que las grandes hogueras que prendían y las condiciones muy sucias de vida pueden haber causado estas enfermedades. Las momias de mujeres eran quienes más presentaban signos de ateroesclerosis y justamente, eran quienes estaban más tiempo junto a las hogueras.

Inhalar humo, aunque sea de una fogata, es altamente dañino, tanto como lo puede ser fumar cigarrillos. Si bien los hombres usaban el fuego para calentarse, las mujeres eran quienes cocinaban y por tanto, quienes estaban más tiempo frente a él.

Es difícil saber que tipo de dieta llevaban estos habitantes de la antigüedad, así que no puede haber una conclusión total. Si es posible establecer conjeturas y nuevos estudios sobre los problemas cardíacos que nos ayuden a mejorar nuestra salud.

Fuente Planeta curioso