Economía

Estado y sector privado deben articular para fortalecer la economía venezolana!

AVN.- Analistas económicos coincidieron este jueves en la necesidad de que el Estado y el sector privado trabajen en conjunto para superar el rentismo petrolero e impulsar el desarrollo productivo de la nación.

Durante el foro "Perspectivas económicas y políticas para 2015", organizado por el grupo Últimas Noticias, los expertos debatieron sobre las políticas y estrategias que se deben implementar este año para diversificar la economía y satisfacer las necesidades de la población.

El presidente del Grupo Hinterlaces, Óscar Schémel, planteó que el escenario actual del país representa una oportunidad para que las empresas contribuyan en el proceso de construcción del modelo socialista que promueve el Gobierno Nacional para mejorar la calidad de vida de los venezolanos.

"El capital puede ser un aliado a un proceso de transición al socialismo, siempre y cuando el Estado y las fuerzas revolucionarias mantenga la dirección", recalcó.

Señaló que la opinión pública está a favor de que se desarrolle una economía mixta, en la que participe un sector empresarial que cumpla su rol de generar bienes y servicios, y un Estado fuerte que garantice la protección de las mayorías.

"El 77% de la población respalda un modelo productivo socialista que incluya la participación de la empresa privada. En la actualidad, tres de cada venezolanos están de acuerdo con una economía mixta", dijo en su participación en el foro transmitido por el portal web del diario Últimas Noticias.

El investigador señaló que los estudios de opinión realizados por Hinterlaces revelan que "el 93% de los venezolanos está de acuerdo con que se establezca un dialogo nacional para superar los problemas económicos".

Reconocimiento a la gestión del Gobierno

En su exposición, Schémel destacó que 63% de la población se encuentra a favor de varias medidas aplicadas por el Ejecutivo, entre ellas resalta el control de los costos, precios y ganancias, para evitar la usura y la especulación de comerciantes y empresarios.

"Los venezolanos están apostando al orden, están buscando respuestas y soluciones", expresó Schémel al referirse a las expectativas que tiene la población en materia económica.

De acuerdo con los análisis efectuado por la encuestadora, ocho de cada 10 venezolanos pondera el desarrollo económico como medio para lograr una condición de bienestar y mejorar su calidad de vida.

Para al analista, el pueblo venezolano reconoce el esfuerzo que ha realizado el Gobierno Bolivariano en 15 años, desde que el comandante Hugo Chávez inició el proceso revolucionario.

"El chavismo es una cultura emocional, una identidad social amplia. Antes de la llegada de Hugo Chávez las mayorías no existían, nadie las tomaba en cuenta", recordó.

El investigador expuso que el discurso de la oposición carece de propuestas y de mensajes, por lo que el pueblo no se identifica con sus planteamientos.

"Más que un líder, a la oposición le hace falta un mensaje, una propuesta, un relato. Seis de cada 10 venezolanos piensan que la oposición no tiene proyecto para el país", indicó.

Fortalecimiento industrial

En el foro de este jueves se plantearon los retos a los que debe hacer frente el país para mejorar las perspectivas económicas a corto, mediano y largo plazo.

Para el integrante de la comisión permanente de Desarrollo Social Integral de la Asamblea Nacional (AN), Oswaldo Vera, Venezuela debe avanzar en el fortalecimiento del modelo industrial para diversificar el sector productivo.

"Por depender del petróleo no hemos tenido el desarrollo industrial que requerimos para satisfacer la necesidades de la población, que gracias a las políticas de inclusión social implementadas por la revolución ha aumentado de forma significativa su poder adquisitivo. De hecho en estos 15 años se ha reducido la pobreza de 10,8% a 5%", dijo.

A su vez, el vicepresidente de la Comisión Permanente de Finanzas de la AN, Jesús Faría, indicó que el rentismo petrolero ha ocasionado que el resto de las industrias del país no hayan desarrollado su capacidad de respuesta para produicir los bienes que demanda la población.

"Se ha sepultado la cultura del trabajo con el parasitismo del petróleo", expresó.

Señaló que gracias a las políticas neoliberales aplicadas por los gobiernos de la IV República, las empresas venezolanas se han acostumbrado a tener "las tasas de ganancia más alta del planeta, sin la necesidad de invertir y competir".

No obstante, destacó que en el modelo socialista que promueve el Ejecutivo, el sector privado está llamado a jugar un papel fundamental en la industrialziacion del país.

"65% de las empresas del país están en manos privadas. Contamos con este sector que tiene un potencial productivo muy importante", indicó Faría.

Al respecto, recordó que el presidente de la República, Nicolás Maduro, ha llamado en reiteradas ocasiones a los empresarios privados a establecer un diálogo y a invertir en proyectos productivos.

"Nuestra visión de la economía apunta a que el desarrollo de las fuerzas productivas se encuentren al servicio de la sociedad", aseveró el economista.

Agenda desestablizadora

Faría también se refirió a los planes y acciones desestabilizadoras perpetradas por sectores nacionales e internacionales para "estrangular al país económicamente con el objetivo de lograr un cambio de gobierno".

Precisó, que a través de las guarimbas, del acaparamiento, la especulación, el contrabando de extracción y la inflación inducida, se pretende incendiar al país para acabar con el equilibrio político y social de la nación.

Este planteamiento coincidió con el análisis presentado por Óscar Schémel, en el que señaló que existen fuerzas poderosas que han venido desarrollando una estrategia de desestabilización emocional de la sociedad para caotizarla y neurotizarla, y que se alimenta de rumores y discursos fatalistas publicados en medios y redes sociales.

"Su interés es que lleguemos al caos, porque son sectores que no creen en la democracia, sino que apuestan a la ruptura del orden, para borra ideas y colocar nuevas. Estos actores están conspirando y siguiendo el manual de guerra psicológica", sostuvo Schémel.

Sin embargo, el investigador social destacó que los estudios de opinión pública revelan que 67% de la población piensa que en un escenario de estallido social empeoraría la situación económica del país.

"67% de la población está en contra de salir a la calle a protestar. La mayoría del país no apuesta al caos ni a la inestabilidad, los venezolanos buscan soluciones y respuestas a la situación actual", remarcó el analista.