Nacionales

Choroní: Tierra de encanto y gente amigable para visitar estas vacaciones en Aragua

Como una excelente opción para la temporada vacacional se encuentra en las costas del estado Aragua la población de Choroní, considerada casi como un paraíso terrenal, con diversos atractivos turísticos y la calidez de su gente.

Este hermoso pueblo colonial, fundado en 1616, cuenta con magníficas playas, paseos en lancha, caudalosos ríos y una gastronomía de primera, que va desde ricas conservas de coco hasta exquisitos platos del mar.

Para llegar a esta bella costa del centro del país se debe realizar un recorrido de unas dos horas en carretera, a través de las montañas del Parque Nacional Henri Pittier, lo que se convierte en un ameno paseo por sus inigualables bosques nublados, que relajan los sentidos de sus visitantes.

Este rincón aragüeño es uno de los principales destinos turísticos de la entidad. Entre sus grandes atractivos naturales se encuentran Playa Grande, una hermosa ribera de aguas cristalinas y abundantes palmas.

También se puede acceder en lanchas a otras paradisíacas playas cercanas, como Valle Seco, Chuao y Cepe, donde siempre serán atendidos de forma amable, con una amplia gama de servicios a las orillas de las playas.

Además, cuenta con una antigua arquitectura e importantes lugares históricos, como la casa natal de la Madre María de San José, beatificada por la Iglesia Católica en 1993. Otro de los sitios religiosos es la Iglesia de Santa Clara de Asís, donde suelen congregarse sus nativos y visitantes.

Atención al turista

Yefri Bolívar, habitante de Choroní, comenta que lo más importante para los oriundos de la zona es el buen trato a los viajeros, pues sus principales actividades económicas se basan en el turismo.

"Respetamos mucho a los turistas y los atendemos lo mejor posible. Si es necesario, servimos de guías. La idea es que se vayan contentos cuando regresen a sus casas", resalta.

Bolívar, de piel oscura y bronceada por el sol, relata que esas enseñanzas son transmitidas a las nuevas generaciones. Desde muy pequeños conocen el arte de tocar tambores, pescar, preparar exquisitos dulces y platillos, así como la atención y cordialidad.

Para Yefri, Choroní se diferencia por su gente y cultura, ya que a lo largo del año realizan celebraciones simbólicas y religiosas que se enclavan en el sentir de sus pobladores.

"Mantenemos muchas tradiciones, como la del encuentro de San Juanes, Santa Clara, las fiestas de la Virgen del Carmen, y además tenemos muchos ríos y playas bonitas que visitar", expresó orgulloso.

Gente mágica

Idai Díaz es propietaria de una de las posadas de Choroní. Ella comenta que este pueblo cautiva por sus hermosas playas, paseos a montaña, ríos, siembras de cacao y café, además de las incontables actividades turísticas que se pueden realizar.

Destaca que la magia de Choroní es su gente. "En pocos lugares turísticos se encuentran personas como estas. Ellos se involucran con el turismo, es algo innato en los habitantes. Los locales son muy amenos y agradables con el turista", afirma.

En el pueblo existe gran variedad de posadas, muy bien equipadas, con instalaciones que poseen piscinas, spas y habitaciones confortables. Existe una gama de precios que se adaptan a los presupuestos de los visitantes.

Díaz enfatiza que quien llegue a Choroní se encontrará con el calor humano de sus pobladores y un sinfín de bondades turísticas, que lo hacen un lugar lleno de encanto.

Para la temporada vacacional, este pueblo costero del centro-norte venezolano se convierte en un perfecto lugar para compartir en familia.

AVN