Economía

Precio de la cesta Opep subió el jueves a 44,56 dólares por barril

El precio de la cesta de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) cerró el jueves en 44,56 dólares, lo que representó un alza de 1,08 dólares (2,42 %), respecto a la jornada del miércoles, cuando cerró en 43,58 dólares, de acuerdo con cifras de la Secretaría del grupo, divulgadas este viernes en su portal web.

El bloque petrolero, del que Venezuela es miembro fundador, está integrado por 12 países que extraen cerca de 30 % del petróleo del mundo y mantiene un techo de producción de 30 millones de barriles diarios.

La cesta Opep incluye 12 tipos de crudo: el argelino Saharan Blend, el iraní Iran Heavy, el iraquí Basrah Light, el Kuwait Export, el libio Es Sider, el nigeriano Bonny Light, el Catar Marine, el saudita Arab Light, el venezolano Merey, el angoleño Girassol, el ecuatoriano Oriente, y el Murban, de Emiratos Árabes Unidos.

El petróleo tipo Brent para entregas en octubre, que se comercializa en Londres y es referencia para Europa, inició la sesión de este viernes en 48,09 dólares por barril, lo que constituye un aumento de 40 centavos de dólar (0,83 %), con respecto al cierre previo, de 47,69 dólares.

Por su parte, la cotización del West Texas Intermediate (WTI), referencial en Estados Unidos, para despachos en septiembre, reflejó una subida de 65 centavos de dólar (1,43 %), y se ubicó al inicio de la sesión en 45,39 dólares por barril.

La cotización internacional del crudo se vio afectada por el incremento de las tensiones geopolíticas en Siria.

Las Fuerzas Aeroespaciales rusas, coordinadas por el Ejército sirio, se encuentran ejecutando misiones selectivas para atacar las posiciones del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico, en la nación árabe.

La comisión de las fuerzas militares rusas en Siria está conformada por más de 50 aviones y helicópteros. Los bombardeos son coordinados con el Ejército del país árabe, a través del grupo operativo del Ministerio de Defensa de Siria.

Los ataques aéreos rusos en Siria se ejecutan estrictamente fuera de los asentamientos de civiles y se fundamentan únicamente en datos de la inteligencia, con el fin de combatir el terrorismo en el Medio Oriente.