Economía

Un desayuno en la calle cuesta un día de salario

l bolsillo del venezolano no aguanta la inflación desproporcionada que se vive actualmente. El presupuesto es cada más limitado, lo que hace imposible comer en la calle. Una y un refresco pueden costar aproximadamente 500 bs, cuando la ganancia diaria mínima de un trabajador equivale a Bs. 546. Con lo que sobre se pueden pagar dos pasajes de público, para ir y regresar a casa.

Las arepas por unidad tienen un precio promedio de Bs. 300, una empanada Bs. 150 y una bebida gaseosa 200 bolívares. El sueldo mínimo que se ubica en Bs. 16 mil 399, incluido el bono de alimentación.

“Yo no tengo para comprar una arepa, me tengo que conformar con este pastelito”, aseguró una señora en la avenida Bolívar de Valencia mientras buscaba en su cartera un billete de 100, para cancelar el alimento. Comentó que desayunar en la calle es inaccesible pero almorzar fuera de casa es peor, pues ningún almuerzo baja de mil bolívares.

Lo que supondría que con el sueldo mínimo tan solo alcanzaría para almorzar 16 veces al mes. Dilcia de Jiménez tiene un restaurant familiar y asegura que ha disminuido la clientela al menos en un 50%, pero que es imposible bajar los precios porque el costo de los productos para los desayunos ha aumentado demasiado el último trimestre del año. Las ganancias en los locales de comida no es lo único que ha caído, sino también la calidad del servicio.

Fuente: AJV/ Informe21