Deportes

Destino incierto para el fútbol argentino por escandalosa votación

El fútbol argentino, cuna de estelares jugadores codiciados en todo el mundo por su talento, dio un nuevo paso hacia el infierno con una escandalosa elección a presidente de su federación, salpicada además por la escándalo de corrupción en la FIFA.

La noche del jueves, la votación para elegir presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) deparó un resultado inesperado que puso en juego hasta a las mismas matemáticas.

La elección entre el zar de la televisión Marcelo Tinelli y el actual presidente, Luis Segura, para dirigir la AFA por los próximos cuatro años, arrojó un al menos curioso resultado: empate de 38 a 38 votos con la participación de 75 asambleístas.

Según los veedores, tres votantes habían puesto dos boletas del mismo candidato en su sobre. Dos de ellos fueron advertidos a tiempo; el tercero se coló y sobró una papeleta.

“Fue una sensación de estupor”, contó el viernes Gerardo Ganly, de la Inspección General de Justicia, uno de los tres veedores de la votación.

“Esto fue un error humano que generó un hecho vergonzoso y bochornoso para Argentina”, abundó Alejandro Amor, Defensor del pueblo de la capital y también veedor, al descartar un intento de fraude, como interpretaban otros.

En el predio de la AFA en Ezeiza (periferia sur) fue anulado el acto electoral pero tampoco se pudo volver a votar: dos asambleístas se habían retirado antes de tiempo, uno de ellos alertado por la aparición de pintadas amenazantes en el frente de su casa.

Tras el escándalo, Segura lo consideró un empate: “No hay ganadores ni perdedores, sino un llamado a la unidad”, dijo luego de semanas de pelear palmo a palmo por las simpatías de los representantes de todos los clubes de Argentina.

Un Tinelli abatido admitió que hubo “un acto democrático que, lamentablemente, no salió bien. Está bueno tomarnos este cuarto intermedio para juntarnos a charlar”, agregó.

Aunque ellos no lo admitieron, la prensa especula que la puja se saldará con un tercer hombre y señala a Armando Pérez, titular del club Belgrano, como el candidato para la AFA del presidente electo, Mauricio Macri.

La muerte anunciada

“Me parece un espanto todo lo que pasó. Es una muerte anunciada, todos veíamos este desastre de la conducción del fútbol argentino”, declaró a radio Del Plata el exentrenador César Menotti, que llevó a Argentina a su primer campeonato mundial en 1978.

Como él, se escucharon numerosas voces de indignación: “Buenísimo lo de la Afa…Votaron 75, salió 38 a 38 (76) vergüenzaaaa, así nunca vamos a mejorar”, tuiteó el jugador Pablo Mouche.

Según el diario Clarín, el resultado de la votación fue “un mensaje claro” para Tinelli, el vicepresidente de San Lorenzo que se postuló como el “cambio” en la institución, que durante 35 años comandó con mano de hierro Julio Grondona hasta su muerte en 2014.

“Para Tinelli el mensaje es contundente…el fútbol ‘profundo’ le hizo saber que no la iba a tener tan fácil”, advirtió el diario.

Más allá de “las luces, el rating, los tatuajes, la pilcha (ropa), la fama, las minas (mujeres), no cuentan. Esto es fútbol argentino, le dijeron. Política dura, barro, grondonismo, mezquindades, traiciones”, advirtió Clarín.

 “Con Grondona, no pasaba”

Sólo una vez en sus 35 años al frente de la AFA, Grondona que también fue vicepresidente de FIFA y mano derecha de Joseph Blatter, se sometió a elecciones.

“En 1991, ganó contra un solitario voto en contra: el resto de las veces fueron obedientes manos alzándose para reelegirlo, una y otra vez”, recordó el diario La Nación.

Según Daniel Arcucci, analista del matutino, “el espíritu de Grondona sobrevoló el recinto elegido para una elección que fue una farsa”.

Ese espíritu se había hecho presente ya algunas horas al reavivarse el escándalo de corrupción en la FIFA, con las nuevas inculpaciones por la justicia de Estados Unidos.

Dos argentinos, Eduardo Deluca y José Luis Meiszner, figuran entre los 16 dirigentes latinoamericanos, nuevos inculpados en la causa.

“Deluca fue por años los ojos de Grondona en la Confederación Sudamericana (Conmebol), pero Meiszner talló mucho más fuerte”, señala La Nación.

Grondona es mencionado en el expediente judicial. Se refieren a él sin nombrarlo como el “co-conspirador número 1, que fue presidente de la AFA desde 1979 hasta su muerte en 2014”.

Fuente: EFE.