Destacados Economía

Se necesitan más de Bs.100 mil bolívares para la lista escolar

Las listas escolares tienen a los representantes aterrorizados, debido a los precios en los que oscila la inversión en materiales de estudio para la educación de sus hijos en la etapa inicial. Los empleados de las librerías y de las papelerías tiene prohibida la entrega de presupuestos del listado a sus clientes, pues alegan que cada vez que reciben un cargamento de textos o útiles los precios presentan variaciones. El monto estimado de la lista es de 109 mil bolívares.

Frente al mostrador de una papelería estaba Laura Herrera, madre de un infante, anonadada por el incremento del listado. “He gastado 40 mil bolívares y me faltan los libros y el uniforme”. Herrera prefiere que su pequeño reutilice el morral y la lonchera del año pasado, porque ahorraría al menos 36 mil 800 bolívares.

Los padres de los estudiantes hacen maniobras para satisfacer las necesidades escolares de sus representados. El período académico 2016-2017 muestra gastos elevados en el pago de la inscripción, de los uniformes y de los útiles escolares, que un titular no puede costear con facilidad y debe valerse de préstamos. Es el comentario recurrente entre los padres que compran los implementos.

Opciones de contingencia

Juan Maldonado cuenta, en la salida de una librería de Maracaibo, que como alternativa para aminorar gastos envió a una costurera los uniformes de su sobrina, para reajustarlos a la medida de su hija. “Mi niña utilizará los zapatos del año anterior. No me alcanza el dinero para comprarle unos nuevos. Espero poder comprárselos más adelante”. La preocupación de Maldonado es notoria en sus gestos y confiesa que a diario rebusca entre los familiares y amigos, artículos que puedan ser de utilidad para la escolar.

Para Jesús Chacín, la lista de útiles “subió en exceso” y calcula un gasto de ocho mil bolívares el período pasado, a diferencia de este, en el que ha invertido Bs. 16 mil, sin incluir el morral ni el vestuario de la academia, para lo que tiene previsto ahorrar dinero durante un mes. Chacín considera que la directiva de los planteles no debería exigir tanta utilería para iniciar las clases y los insta a tener conciencia de la situación económica que aqueja al país. Quienes velan por los estudios de sus familiares adquieren el material académico en la medida que su disposición salarial lo permite.