Otro sitio realizado con WordPress

¿Te falta deseo? Consejos prácticos para aumentar la libido

106 0
¿Te falta deseo? Consejos prácticos para aumentar la libido

A veces la tenemos por las nubes, otras, pasa casi desapercibida; el impulso sexual es variable, pero es mejor conocer sus ritmos· Cuanta más información tienes, ¡más puedes hacer!

La libido es aquello que conocemos como “apetito sexual”. Es el deseo que emerge en cada persona, producto de sus fantasías eróticas y de sus cualidades, por eso es un término utilizado tanto en el psicoanálisis como en la medicina.

¡Hormonas! Presentes

Las hormonas juegan un rol importante en el nivel de la libido y es muy frecuente que se incrementen en ciertos momentos y menos común que los niveles desciendan. Así, la circulación de andrógenos puede influir en el comportamiento humano ya que ciertas neuronas son sensibles a las hormonas esteroides y estos andrógenos están a su vez relacionados con la regulación de la agresividad humana, algo que se vincula directamente con el “hambre” sexual.

¿Cómo aumentar la libido masculina?

De más estará decir que si la libido se encuentra baja y una persona está en pareja, por ejemplo, estamos frente a un caso que comienza a verse como problemático. Las razones fundamentales por las cuales no se llega a un nivel suficiente están generalmente vinculadas a una mala alimentación, seguido de un ritmo habitual de vida estresante.

A continuación, algunos pasos sencillos para llegar a un mayor nivel de libido masculina:

* Incorporar mayor cantidad de carnes magras, lácteos y productos avícolas. El zinc presente en estos alimentos proporciona una mayor producción de testosterona, que es la hormona indicadora de los niveles de libido.

* Es muy importante comenzar a reducir el consumo excesivo de carbohidratos, sobre todo, los ricos en azucares, ya que con ellos elevamos nuestro niveles normales de insulina en la sangre, disminuyendo la producción de testosterona.

* Aumentar el consumo de grasas como el Omega 3, presente en pescados y aceites crudos, es esencial para la circulación sanguínea en todo nuestro cuerpo y la producción de testosterona.

* No fumar. Siempre se ha sabido que fumar es perjudicial para la salud por el daño producido en los pulmones, sin embargo podemos darnos cuenta que también es un factor importante en la disminución del placer sexual o libido a causa de la nicotina. Esta se acumula a través del tiempo en las arterias restringiendo así el flujo correcto de la sangre.

* Una buena rutina de ejercicios adecuada a cada persona provee grandes niveles de testosterona.

* Suplementos naturales como Ginseng, Maca y Ginko Biloba ayudan a la estimulación de la irrigación sanguínea y a aumentar la energía física; dos factores fundamentales cuando hablamos de la libido masculina. Pueden conseguirse en dietéticas en diferentes versiones.

* Intentar dar batalla al estrés. El yoga, ejercicios de respiración profunda, meditación e incluso el ejercicio regular son grandes aliados.

* Dormir bien. Indispensable un cuerpo descansado para producir las hormonas necesarias y poder rendir todo el día tanto en compromisos como en placeres.

¿Cómo aumentar la libido femenina?

La libido femenina es como una montaña rusa. Variable según la etapa del mes y según la edad, frágil ante los cambios y ante diferentes circunstancias; es por eso que muchas mujeres buscan ayuda en momentos puntuales de su vida. Un estudio al respecto realizado por la Universidad de California reveló que las mujeres envejecen mejor y alargan su vida si tienen una vida sexual activa y satisfactoria. Está comprobado que el disfrute sexual en la mujer ayuda a dormir mejor y a luchar contra el estrés.

Hay mujeres para las cuales, su hay baja de libido, el deseo desaparece. No lo echan de menos, sin embargo, psicológicamente, sí lo están necesitando y si tienen pareja, esa falta de deseo sexual y la falta de caricias y de actividad íntima las va alejando.

La buena noticia es que la libido femenina casi siempre vuelve, aunque a veces haya que tomar algún suplemento, que los hay muy efectivos hoy en día.

¿Qué influye en la pérdida de la libido femenina?

Los factores que influyen en el apetito sexual o libido femenina son muchos y variados. Vamos a enumerar algunos de dichos factores:

* La libido femenina y el sobrepeso

Las células grasas cambian el equilibrio de las hormonas sexuales del cuerpo de la mujer. El sobrepeso no es un factor determinante en la pérdida de la libido femenina y lo podemos ver en muchas mujeres que a pesar de tener sobrepeso, tienen una vida sexual satisfactoria. El exceso de peso afecta principalmente cuando se ve mermada la autoestima. Si una mujer no está conforme consigo misma, “negativiza” el concepto que tienen de su cuerpo y eso se refleja en su deseo.

* La libido femenina y los anticonceptivos

Los anticonceptivos afectan a la libido femenina ya que, por su ingesta, se desequilibra el sistema hormonal natural del cuerpo. Hay que tomar en cuenta que los anticonceptivos producen tipos de hormonas que limitan a otras y las vuelven “inactivas” con el fin de que no se llegue a buen término con el ciclo de la procreación. Eso hace que muchas mujeres literalmente se “apaguen” en su libido. Claro que no es una regla general pero puede ocurrir en muchas mujeres.

* La libido femenina y el cansancio físico

?El cansancio físico afecta en todo aspecto de la vida, incluso en las relaciones sociales y sexuales. Prueba de ello, es que la mayor parte de las relaciones sexuales de una pareja se producen en fines de semana, cuándo las ocupaciones diarias no les están abrumando.

* La libido femenina después de dar a luz

?Las mujeres que acaban de tener un hijo generalmente pierden la libido. La prolactina hace que la libido femenina se vea afectada de forma negativa.

* La libido femenina y la ingesta de medicamentos

Hay medicamentos que afectan directamente a la libido, como los antidepresivos o las drogas.

* La libido femenina y los problemas de pareja

La falta de confianza, los celos, la falta de comunicación, pueden afectar el deseo sexual.

La situación emocional es un círculo vicioso que se cierra en la cama. Si no se está a gusto, seguramente baja el interés de una de las dos partes, afectando necesariamente al otro. Si no hay ganas, no hay ternura, si no hay ternura, hay alejamiento, si hay alejamiento, no hay apetito sexual.