Deportes

Yulieski Gurriel tuvo un debut alentador en Grandes Ligas

AP.- Fue un sueño que comenzó hace más de 15 años, pero que se vio entorpecido por fronteras y política. Yulieski Gurriel, quien tiene 32 años de edad, sabía que se le estaba acabando el tiempo para llegar a la cumbre del béisbol y jugar en las Grandes Ligas. Fue por eso que él y su hermano decidieron arriesgarse y desertar de Cuba este año.

Gurriel, quien huyó en febrero después de la Serie del Caribe y firmó con los Astros en julio por US$47.5 millones, finalmente pisó un terreno en la Gran Carpa el domingo ante los Orioles y se hizo sentir de inmediato. El oriundo de Sancti Spíritus conectó un sencillo en su primer turno al bate y se fue de 2-1 con un boleto, antes de salir del juego por un tirón en la corva derecha. Houston ganó el juego por 5-3..Ahora mismo, a Gurriel se le considera “día a día”.

“Este ha sido mi sueño durante muchos año y no solamente se trata de lograrlo yo, sino el hecho de ser un jugador cubano en Grandes Ligas, es algo grande”, dijo Gurriel antes del partido del domingo. “Voy a estar bien emocionado”. Gurriel y los Astros se vieron interrumpidos por dos retrasos por lluvia – el primero duró más de cuatro horas – antes de que el cubano pudiera entrar a la caja de bateo por primera vez como ligamayorista. En el segundo inning, con la cuenta en 3-2, Gurriel consiguió su primer imparable en la Gran Carpa al conectar un sencillo al bosque central ante el mexicanoYovani Gallardo. “Obviamente, estaba muy emocionado al momento de entrar a la caja de bateo, pero pude controlar mis emociones y mantenerme enfocado en lo que tenía que hacer”, dijo Gurriel.Al manager de los Astros, A.J. Hinch, se le ha hecho muchas preguntas acerca de Gurriel en las últimas semanas y el capataz por fin pudo incluir al cubano en el lineup.

“Creo que su actuación fue buena”, dijo Hinch. “Estaba muy relajado, tratándose de su debut de Grandes Ligas. No importa qué edad tengas ni cuántos juegos hayas disputado a nivel profesional en cualquier otro país.