Otro sitio realizado con WordPress

¿Por qué las señales inalámbricas pueden atravesar las paredes?

70 0
¿Por qué las señales inalámbricas pueden atravesar las paredes?

Por más que tengas tu router en una habitación con las puertas cerradas, personas ubicadas en otras zonas de tu casa pueden conectarse al wifi y lo mismo pasa con las señales de telefonía e Internet móvil.

¿Cómo hacen estas señales para atravesar las paredes, ya sean emitidas desde cerca o lejos? La respuesta está en la física, ya que estas señales son ondas electromagnéticas, pero gracias a sus características pueden cruzar obstáculos como los muros.

Las ondas electromagnéticas están casi en todo, desde tu horno microondas a la la televisión y equipos médicos, pero estas varían en fortaleza y el espectro por el cual se conducen y según esto pueden traspasar paredes, ser detenidas o simplemente rebotar en ellas.

¿Por qué las señales inalámbricas pueden atravesar paredes?

Las señales inalámbricas como por ejemplo la radio, wifi o las utilizadas por dispositivos móviles como los teléfonos son ondas electromagnéticas que funcionan en diferentes bandas y poseen características especiales que les permiten atravesar estructuras con más o menos éxito.

Para que una onda pueda penetrar estructuras deben tener cierta longitud lo que las hace más o menos fuertes. La clave para atravesar una pared es que su longitud sea mayor al tamaño y fortaleza de los átomos que componen dicha pared.

La luz es una onda corta por lo que no puede atravesar paredes, mientras que las de radio son mucho más largas y pueden penetrar muros gruesos, lo mismo ocurre con las de telefonía móvil y wifi.

Si pensamos en las señales wifi hogareñas, estas son lo suficientemente largas para atravesar paredes, pero a medida que lo hacen van perdiendo fortaleza. Si estas se transmiten en canales de mayor frecuencia podrán atravesar más estructuras sin perder fuerza.

Si son varias las señales inalámbricas que utilizan la misma banda de frecuencia estas se hacen más débiles ya que no hay espacio para funcionar correctamente además de chocar entre ellas, algo que vemos bastante en edificios donde cada apartamento tiene su propia red wifi.

Para una señal inalámbrica es mucho más sencillo atravesar una pared de madera que una de concreto, tal como la luz puede pasar a través de un vidrio pero no un muro de ladrillos. Además, mientras menos obstáculos deba penetrar mayor será su capacidad de cobertura de espacios.

Ondas muy débiles en longitud, como por ejemplo las de un microondas, no son capaces de atravesar estructuras por lo que no salen de este electrodoméstico, lo mismo con las luces LED que usamos en navidad y que por más que sean de onda corta igualmente provocan interrupciones en otras señales más fuertes ya que ambas están dentro del mismo campo electromagnético.