Farandula

La película Tamara aviva debate sobre la diversidad sexual

Tamara Adrián, diputada quien dio el nombre al personaje central de la película venezolana Tamara, publicó un comunicado oficial en el cual manifiesta su repudio por los ataques hacia la población transgénero, luego del estreno del filme.

Adrián aseguró que “un grupo de evangélicos” inició una suerte de ataque virtual contra la película y contra cualquier medio de comunicación que la reseñe, algo que lejos de molestarle, lo encuentra “muy bien”, pues, agregó, “demuestra dónde está el odio, de dónde viene el odio”.

En este sentido, la directora de Tamara publicó el viernes un comunicado en el que manifiesta su repudio “ante las acusaciones que hemos recibido por parte de grupos religiosos extremistas, criticando la temática del filme”.

En el texto reitera que su película promueve la tolerancia, el respeto y “la lucha por la identidad de la comunidad transgénero” en Venezuela y en el mundo, una batalla que, sostiene, mantendrá donde quiera que sean vulnerados estos derechos “y ningún ataque o censura impedirá la exhibición del filme”.

Elia Schneider, directora de la película, aseveró que historias como las fusionadas en su proyecto son desconocidas por la mayoría de los venezolanos, lo que desde su punto de vista hace que estos temas sean importantes debatirlos, pues, opinó, “sin inclusión, el mundo no puede existir”.

El largometraje Tamara es una producción venezolana, dirigida por Elia Schneider y protagonizada por el actor Luis Fernández, junto a un reparto de figuras del cine nacional.

La película, según Tamara Adrián, muestra 40 % “de verdad” sobre su vida y 60 % “de verdad” sobre la vida de otros transexuales en un formato que pese a lo heterogéneo de su trama conservó el nombre de la legisladora venezolana “como una forma de activismo”.

PUNTO DE ENFOQUE

Tamara Adrián se convirtió en diciembre pasado en la primera transgénero elegida para ocupar un escaño de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), a donde llegó impulsada por el partido Voluntad Popular, fundado y liderado por el opositor encarcelado Leopoldo López, uno de los políticos antichavistas más emblemáticos.