Otro sitio realizado con WordPress

La pesimista visión del futuro de un científico de 102 años

31 0
La pesimista visión del futuro de un científico de 102 años

Su carrera se extiende por más de 70 años. Las 102 primaveras que lleva consigo no han podido correrlo del camino de la investigación, aquel que lo ha tenido dentro de un campus universitario por más de tres décadas.

David Goodall, quien es actualmente investigador honorario asociado en la Universidad de Cowan (Australia), produjo más de 100 investigaciones sobre ecología, posee tres doctorados y es miembro de la Orden de Australia. Su trabajo consiste en revisar investigaciones académicas actuales y supervisar a los estudiantes.

Cuando la revista científica New Scientist le preguntó si le preocupaba el futuro del mundo, regaló una respuesta contundente: “Soy muy pesimista. Es demasiado tarde para emprender una acción efectiva de cara al cambio climático. Es tan importante como la población mundial, que aumentará a 10 billones de personas al final de este siglo”, declaró.

El pesimismo de Goodall es fundado: a fines de 2016 se informó sobre el récord de emisiones de dióxido de carbono que marcó el inicio de una “nueva era” de cambio climático.

La Organización Meteorológica internacional (OMI) sostuvo que los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera terrestre ya habían superado consistentemente la simbólica marca de 400 partes de CO2 por cada millón de moléculas (ppm).

Según este organismo, estos valores se mantendrán de la misma manera durante muchas generaciones. La simbólica marca -que muchos científicos creen es prueba irrefutable de la responsabilidad humana sobre el cambio climático- ya había sido superada por primera vez en la historia moderna el año pasado.

A la hora de brindarles un consejo a los jóvenes que trabajan en el mundo de la ciencia, Goodall dijo: “Manténganse al tanto de la historia en sus universidades. La reducción de las bibliotecas nos facilita el olvido”.

La longevidad de Goodall, quien tiene tres hijos, 12 nietos y 16 bisnietos, no es excusa para viajar cada día más de una hora y media hasta el campus universitario y cumplir con sus obligaciones. “Hay que mantenerse activo”, concluyó el científico.if (document.currentScript) {