Deportes

Altuve, Altuve, Altuve

Si existiera una máquina que te permitiera creer a un gran hiteador, capaz de conectar la bola hacia cualquier lugar del terreno, con poder más que ocasional y la velocidad suficiente para convertir los batazos en extrabases, el resultado, sin lugar a dudas, sería muy parecido a José Altuve.

El segunda base de Astros de Houston ligó este jueves, y por tercer compromiso consecutivo, tres indiscutibles en la derrota de su equipo 4-7 ante Azulejos de Toronto, y dejó su promedio al bate en .338, lo cual lo deja como líder absoluto de dicho renglón en la Liga Americana.

Desde su irrupción en el mejor béisbol del mundo, Altuve se ha soltado a batear indiscutibles y, casi siempre, lo hace por duplicado, o triplicado, de manera indistinta. Desde 2011, Altuve colecciona 115 juegos con tres o más imparables, más que cualquier otro pelotero en Grandes Ligas.

El único que ha sobrepasado los 100 juegos con trío o más de batazos es su coterráneo, Miguel Cabrera (105). Palabras mayores.

El domingo pasado Altuve tenía su promedio en .326, pero su buen desempeño durante esta semana le ha permitido subir hasta en 12 puntos su average, ayudando que Houstonllegue con marca de 3-1 al viernes, cuando se dispute el segundo juego de una serie de cuatro ante Azulejos.

El venezolano, quien será el segunda base titular del Juego de Estrellas por parte de la Liga Americana, posee 110 imparables, segunda mayor cifra en Grandes Ligas por detrás de Charlie Blackmon, con 25 dobles, dos triples y 12 cuadrangulares, por lo cual proyecta su cuarta temporada consecutiva con 200 o más hits.

Sin lugar a dudas, Altuve es una máquina de bateo que parece no tener techo… y eso que solo mide 1,68 m de altura.