Noticias las 24 Horas

Muguruza vence a su ídola Williams en Wimbledon

Muguruza vence a su ídola Williams en Wimbledon

(AP) — Cuando era niña, Garbiñe Muguruza se sentaba asombrada frente a la televisión mientras las hermanas Williams acumulaban títulos de Grand Slam. Eran sus modelos a seguir.

Ahora Muguruza es toda una adulta, una estrella del tenis en ascenso por derecho propio y, a partir del sábado, la única mujer que puede presumir que venció a las dos Williams en una final de Grand Slam.

Muguruza conquistó el sábado su primer trofeo de Wimbledon al jugar sin temor y dominar el segundo set para imponerse por 7-5, 6-0 a una desvanecida Venus Williams. La española se adjudicó los últimos nueve games del encuentro.

“Es grandioso jugar con alguien a quien admiras”, dijo la española. “Sabía que ella me haría sufrir y pude superarla”.

Esta fue la 16ta final de Grand Slam para Williams y la novena en el All England Club. A los 37 años, la tenista estadounidense buscaba su sexto trofeo en Wimbledon, 17 años después del primero. Y estuvo muy cerca de ganar el primer set ante Muguruza al tener dos puntos para set con el marcador en 5-4. Pero Muguruza respondió y no cedió ni un game el resto del camino.

“Ella compitió muy bien. Se merece el crédito”, dijo Williams. “Peleó con todo”.

Para Muguruza, esta fue su tercera final en un major.

En la primero, en Wimbledon en 2015, perdió ante Serena Williams, la hermana menor de Venus. Pero en el segundo, en el Abierto de Francia el año pasado, Muguruza nuevamente se enfrentó a Serena y ganó.

Con el respaldo de su entrenadora Conchita Martínez, quien la animó a concentrarse en cada punto, Muguruza fue capaz de recuperar su mejor forma estas dos semanas. Anticipándose a la pelota, siendo agresiva desde el principio y sin ceder un centímetro en la cancha, Muguruza le hizo a Williams lo que las hermanas estadounidenses a menudo hacen a sus oponentes.

“Ella es muy valiente”, dijo Martinez, cuyo triunfo en Wimbledon en 1994 era el más reciente que tenía España en la rama femenil en Wimbledon, hasta el sábado.

Muguruza fue valiente contra Williams. En especial en momentos de presión.

“Estaba muy compuesta”, dijo la tenista de 23 años, nacida en Caracas y que tiene nacionalidad venezolana y española. “Una vez que llegué a la cancha, me sentí bien. Sentí que ahí era donde quería estar, que es por lo que practiqué. Es donde juego bien… Estoy feliz de ir a la Cancha Central y enfrentar a la mejor. Eso es lo que me motiva”.

Durante la ceremonia de entrega del trofeo, Muguruza recordó un momento cuando perdió ante Serena en la final de 2015.

“Un día ella me dijo que posiblemente iba a ganar”, dijo Muguruza. “Pues aquí estoy, dos años después”.

Debido a la lluvia matutina, el partido se jugó bajo techo en la Cancha Central, la primera vez que un duelo de mujeres se disputa con el techo cerrado.

Williams estuvo dos veces a un punto de ganar el primer set, con ventaja 5-4 mientras su rival servía abajo por 15-40. En el primer punto de set, un intercambio de 20 golpes terminó cuando Williams flaqueó primero, enviando una derecha a la red. En el segundo, Williams hizo una devolución larga y Muguruzacelebró.

Fue como si salirse de ese atasco liberara a Muguruza, al contrario de Williams, quien pareció desinflarse al no poder aprovechar la oportunidad. Eso dio paso a los últimos nueve games que se llevó la española.

Williams comenzó a tambalearse y perdió puntería con sus tiros, que fueron largos, abiertos y hacia la red. Mientras, la tenista más joven y menos experimentada se mantuvo constante, pegando con toda su fuerza. Williams terminó con 25 errores no forzados, 14 más que los de Muguruza.

Fue una conclusión inesperada para Williams, quien era la finalista de mayor edad en Wimbledon desde 1994, cuando Martina Navratilova, de 37 años, perdió ante Martínez. Williams no había llegado tan lejos en el All England Club desde 2009 y no gana el título desde 2008.

Hubo “muchos momentos hermosos en el último par de semanas”, declaró la estadounidense.

Muguruza puede decir lo mismo, por supuesto, y ella estaba particularmente emocionada al pensar en la jugadora que derrotó para conseguir el trofeo.

“Me entusiasmé cuando supe que jugaría con Venus en la final”, dijo Muguruza. “Fue algo increíble”.