Deportes

La versión “Altuve 2017” no para de sorprender

Hablar de la capacidad de batear de José Altuve es una conversación que pareciera no tener fin. El segunda base de los Astros de Houston ya ha conseguido dos títulos de bateo en su corta carrera en las Grandes Ligas. Sin embargo, el venezolano sigue buscando la manera de cosechar mejores números que en las temporadas anteriores.

Hasta los momentos, el criollo proyecta terminar la temporada con 222 imparables, tres menos que su tope en 2015, pero de mantener el ritmo estaría firmando un nuevo tope personal con 24 cuadrangulares y 112 carreras anotadas. Además, puede terminar la campaña con 93 carreras remolcadas.

Una de las estadísticas más notables en las que Altuve ha mejorado en comparación a sus años anteriores es en el OPS ajustado, que sin contar el juego de este lunes es de 173. En 2012, cuando Miguel Cabrera consiguió la triplecorona de bateo tras sonar 44 jonrones, 139 remolques y un promedio de .330, su OPS ajustado fue de 164.

No conforme con eso, desde que comenzó el mes de julio, Altuve tiene promedio de .479 (el segundo mejor de las mayores) con cuatro vuelacercas y 16 empujadas. Además, durante ese tiempo tiene once juegos multihits. “Cada vez que lo veo conectar tres o cuatro hits en un juego pienso que eventualmente sonará cinco. Nunca me sorprendo porque puede hacer cualquier cosa en el terreno”, dijo el manager los Astros, A. J. Hinch, a MLB.com. “Por eso es nuestro catalizador”.

El domingo, Altuve sonó cuatro imparables en su juego número 23 con esa cantidad de indiscutibles. Solo Miguel Cabrera supera esa cifra desde el 2011, cuando el camarero debutó en las mayores con 24 encuentros de cuatro o más hits.