Otro sitio realizado con WordPress

Como acabar con los problemas de insomnio

89 0
Como acabar con los problemas de insomnio

Millones de personas en todo el mundo padecen problemas de insomnio. Las causas pueden ser variadas y deberse a factores más o menos fáciles de controlar, pero la incidencia que tienen los trastornos del sueño en la salud, dependiendo de su gravedad, han sido estudiadas en profundidad.

 

La falta de sueño conlleva que la alimentación sea peor. Los estudios han demostrado que, cuando se duerme poco, se come mal, se recurre a alimentos poco saludables y, por lo tanto, se corre el riesgo de aumento de peso. Así, enfermedades como la obesidad y la diabetes están vinculadas a la falta de sueño.

 

El insomnio puede afectar también a la salud mental. De hecho, es común entre las personas que padecen alguna problema a tal nivel experimentar problemas de sueño lo que, a su vez, agrava el trastorno mental. Hablamos de la depresión o la ansiedad, entre otros.

 

Es aún más evidente que el no dormir también hace que aumente el riesgo de accidentes, y hay bastante relación entre los infortunios con el carro y la falta de sueño. Recorrer carreteras con el auto sin haber dormido bien pone en peligro la integridad física de la persona y de quienes se cruzan con ella, pero el riesgo de accidentes es extensivo también al hogar.

 

También es evidente que el rendimiento físico decae. Dormir es una necesidad básica y, si el cuerpo se siente privado de ella, no responderá como se le exige. Afecta al plano físico e intelectual y, de hecho, se relaciona una limitada capacidad cognitiva con la falta de sueño. La capacidad de atención, de aprendizaje o de memoria se ven afectadas.

 

Qué causa el insomnio

 

Como decimos, los problemas de insomnio pueden ser variados, y la web PsicologíaPráctica se aproxima a algunos de ellos, aportando posibles soluciones. “Un cerebro sano”, explican, “es incapaz de conciliar el sueño por un exceso de actividad en la corteza cerebral”.

 

La causa principal puede ser un exceso de estrés emocional, preocupaciones que se llevan a la cama y que pueden afectar a la falta de sueño. En ello entran los factores ambientales, como dormir a menos de 12 grados o a más de 24, explica la web, situación que hace que el cerebro se mantenga activo y avisando de un ambiente inadecuado.

 

La ansiedad, el hipertiroidismo, las enfermedades psiquiátricas y aquellas que producen dolor, son también causa común de los problemas comunes, como cita la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Lo cierto es que existen más de 100 tipos de trastornos del sueño y, aunque el origen es variado, se suele asociar una o varias con el tipo de trastorno en cuestión.

 

Así, la hipersomnia (sueño excesivamente prolongado y profundo) se asocia también a la ansiedad y la depresión, al abuso de hipnóticos o a la apnea del sueño. Los ronquidos tienen una alta relación con la obesidad, y se da más en mujeres que en hombres, y el bruxismo se debe al estrés estrés emocional y a interferencias en la superficie de masticación de los dientes molares.

 

También se considera un tipo de trastorno del sueño las piernas inquietas, cuyas causas pueden ser la anemia ferropénica, la insuficiencia renal crónica, la diabetes mellitus o el Parkinson, como recoge CUN.

 

Los sedantes, antihistamínimos, neurolépticos o antidepresivos, por su parte, también pueden agravar los síntomas.

 

Alternativas a las pastillas

 

Las pastillas para dormir a base de principios activos como doxilamina, un medicamento del grupo de los antihistamínicos, son habituales en el tratamiento del sueño. Sin embargo, es común que ayuden a conciliar el sueño sin solucionar el problema desde su raíz. El tratamiento debe tener un tratamiento lo más corto posible, y es frecuente que, al dejar las pastillas, los problemas de sueño vuelvan a aparecer.

 

Insomnio.com.es es un sitio web dedicado al insomnio que ofrece una alternativa a la medicación, y a viejos métodos que pueden no funcionar como contar ovejas. Se trata del libro Insomnio, lo que importa son los resultados, que el sitio web asegura ha registrado ventas de más de 1.200 unidades y haber dejado satisfechos al 97% de los los lectores. Es más, ofrecen una garantía de 30 días si no funciona.

 

En todo caso, dado que el origen es muy variado, se suele requerir de un diagnóstico completo para identificar la causa de los problemas de sueño, y administrar el tratamiento más apropiado.

 

Lo básico son los hábitos saludables, como seguir unos horarios regulares para irse a la cama, evitar las comidas copiosas y el ejercicio físico intenso antes de dormir, además de los dispositivos móviles y otros artículos poco recomendados.

 

Problemas para dormir en niños

 

Los niños tampoco son ajenos a los problemas para dormir. De hecho, el Instituto del Sueño de Madrid señala que los malos hábitos y el estrés (miedos infantiles) pueden estar entre las principales causas. Los estudios médicos también contemplan si puede haber detrás alergias, dolores, enuresis (falta de control de esfínteres), enfermedades crónicas o uso de ciertos medicamentos.

 

A los más pequeños también hay que inculcarles buenos hábitos que ya les acompañen de por vida. Si viven periodos de especial tensión, remedios como los cuentos para dormir pueden ser recomendables, aunque hay que evitar que acciones como quedarse junto a ellos hasta que se duerman se prolonguen, porque luego lo demandarán siempre. Tampoco es buena idea llevárselos a la cama.

 

Los expertos recomiendan, de hecho, que la intervención de los padres sea solo de apoyo, lo que también incluye no mostrar enfado o frustración, porque las emociones negativas aumentarán el problema.

 

Música y otros remedios

 

Además de recurrir a las prácticas de higiene del sueño, no está de más probar con ciertos métodos antes de recurrir al especialista, si el problema aún no reviste suficiente gravedad.

 

La música para dormir puede ser una excelente idea. Tiene un efecto relajante que ayuda a calmar y, por extensión a conciliar el sueño. Y es que también puede ser útil contra el estrés y la ansiedad, y acompaña en actividades clave como la meditación y la relajación.

 

En la página anterior se pueden encontrar recopilaciones de lo más interesantes.