Destacados Nacionales

Gobierno fabricará fusiles Kaláshnikov en 2018

Abner Sánchez Ynojosa

Pese a la crisis dominada por una severa escasez de productos básicos y medicinas, el vicepresidente del Área Económica venezolana, Wilmar Castro Soteldo se empeñó en que para el 2018 el país necesita producir fusiles Kaláshnikov.

Tras la reunión de la comisión intergubernamental ruso-venezolana, el ministro aseguró que uno de los principales proyectos entre ambos países es la construcción de una fábrica para producir el mundialmente conocido fusil Kaláshnikov. “Esperamos que el próximo año la planta comience a funcionar”.

Soteldo destacó que, precisamente, en la reunión en Sochi “se lograron grandes progresos en materia de cooperación militar”.

En su momento, Venezuela adquirió 100.000 nuevos fusiles AK-103 y suscribió un acuerdo con Rusia para la construcción de dos plantas para la fabricación de ese arma y la munición que la acompaña con la vista puesta en el mercado latinoamericano.

No obstante, esa cooperación se vio ralentizada por los problemas económicos venezolanos debido a la caída del precio del petróleo, lo que obligó primero a Moscú a conceder a Caracas un crédito para la compra de armamento y recientemente a reestructurar parte de su deuda.

La propuesta fue impulsada por el fallecido presidente Hugo Chávez, quien inició la cooperación militar entre ambos países.

Por su parte, el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin, destacó que Moscú y Caracas había alcanzado un “lenguaje común” prácticamente en todo los contenciosos, sea en materia comercial o técnico-militar.

“Venezuela no necesita que le den el pescado, sino que le den una caña. Hoy hemos hablado precisamente sobre esa caña”, señaló durante la decimotercera comisión intergubernamental.

Rogozin pronosticó un aumento del comercio bilateral por medio de la compra del país de los aviones Sukhói Superjet S-100 y los MC-21-300.
El gobierno ruso también anunció que ambos países suscribirán próximamente un acuerdo de cooperación energética que incluirá proyectos ya consensuados por la petrolera rusa Rosneft y Pdvsa.