Sucesos

Muertos seis presuntos azotes de barrio que estaban tomando en una vereda

María Eugenia Espinoza/.

Seis presuntos antisociales fallecieron en un supuesto enfrentamiento con funcionarios de la policía de Carabobo, registrado alrededor de la 1:00 a.m. de este domingo, en la manzana D, de la vereda 1, del sector Caña Dulce, en la parroquia Tacarigua del municipio Carlos Arvelo.

Uno de los individuos quedó identificado como Manuel José Lozada Lozada, de 17 años, de los otros abatidos aún se desconoce la identidad.

El director general de Policarabobo, comisario jefe José Aldama, precisó que tras un operativo preventivo efectuado por uniformados adscritos a la estación policial Central Tacarigua, en el sector Caña de Dulce, la comisión policial fue sorprendida por varios sujetos quienes al notar la presencia de los efectivos desenfundaron sus armas de fuego originando un enfrentamiento.

En el hecho se produjo un intercambio de disparos donde resultaron muertos seis presuntos azotes que aparentemente formaban parte de una peligrosa banda delictiva que opera en la zona y se dedicaban a perpetrar diversos actos criminales manteniendo en zozobra a los habitantes del sector, detalló Aldama.

Por otra parte, familiares de Manuel José Lozada Lozada indicaron que el joven estaba tomando en el lugar con sus amigos y que  siempre acudía a la zona para compartir con habitantes de la comunidad. Aseguraron que el muchacho no se enfrentó a la autoridad y no tenía problemas judiciales. Lozada vendía arepas en un negocio que tenía con su padre en la calle El Hambre de La Isabelica y residía en el barrio Las Tinajas de Carlos Arvelo.

Moradores del sector del suceso alegaron que se trató de una persecución entre policías y delincuentes. Al parecer los jovencitos se encontraban en el lugar y al notar la presencia policial corrieron a refugiarse dentro de una vivienda que estaba con la puerta abierta, donde los uniformados les habrían disparado.

Los seis presuntos delincuentes resultaron heridos y fueron trasladados por la comisión policial al Hospital de Carlos Arvelo, donde unos fallecieron y otros llegaron sin signos vitales.

Trascendió que supuestamente uno de los muchachos estaría involucrado en un cuádruple homicidio ocurrido hace varios meses en la zona, donde un niño, dos mujeres y un hombre fueron asesinados a machetazos y posteriormente calcinados dentro de dos ranchos.

Los vecinos de la comunidad no rindieron declaraciones por temor. Consternados por lo sucedido solo se limitaron a lavar los frentes de sus residencias para limpiar los rastros de sangre que destilaban por la vereda.

El director general de Policarabobo acotó que en el hecho se logró confiscar tres escopetas calibre 12mm, sin serial ni marcas visibles, una de ellas marca Sarasqueta, además un arma de fuego tipo pistola, marca Beretta, Modelo PX4, calibre 9mm y otra tipo pistola, calibre 380, sin marca ni serial visible, así como también múltiples cartuchos de diferentes marcas y modelos. El caso fue remitido al Ministerio Público.

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), acudieron al lugar para recabar información de interés criminalístico y trasladaron los cadáveres desde el centro asistencial hasta la morgue de Valencia.