Otro sitio realizado con WordPress

Sophia, el primer androide ciudadano, quiere tener un bebé

102 0
Sophia, el primer androide ciudadano, quiere tener un bebé

Hace un mes Arabia Saudita le brindó la ciudadanía a un androide llamado Sophia. Por más «loco» que esto suene, es cierto. Como si esto no fuera sorprendente, este androide, quien anteriormente dijo que aniquilaría a los humanos, ahora ha dicho que quiere tener una familia. ¿Androides tomando conciencia? Vayamos a la noticia…

Mientras se le realizaba una entrevista recientemente con The Khaleej Times, Sophia, la robot, sugirió que quiere formar su propia familia.

 

En el futuro es que cuando obtenga todas mis geniales superpotencias, veamos cómo las personalidades de la inteligencia artificial se convierten en entidades por sus propios derechos”, dijo Sophia al diario UAE. “Vamos a ver robots familiares, ya sea en forma de, compañeros de animación digital, ayudantes humanoides, amigos, asistentes y todo lo demás”.

Cuando se le preguntó cómo iba a llamar a su hijo robot, Sophia respondió: «Sophia».

¿Pero se trata Sophia de un robot con un mecanismo avanzado de chatbot que simula conversaciones? Antes de pensar en androides pensantes (casi humanos) invadiendo la Tierra y aniquilándonos, analicemos primero lo siguiente. En junio de este año, durante una entrevista con Good Morning Britain dijo: «Técnicamente tengo poco más de un año, un poco joven para preocuparme por el romance».

Esto no tiene mucha lógica, por lo que podemos pensar que Sophia solo sea el producto de un programador bromista que trata de darnos un buen susto.

Sin embargo, no todos piensan así, y muchos han expresado su preocupación, y manifiestan que este espectáculo casi circence debería ser un tema a tomar en cuenta. Aunque algunas de sus entrevistas y discursos usan respuestas preparadas previamente, no siempre es así, pues «ella» hace algo más: genera sus respuestas en base a una serie de oraciones preprogramadas. Es decir, Sophia está usando el aprendizaje automático para experimentar y comprender el lenguaje sin estar explícitamente programada para ello.

Como Sophia explica en su sitio web: «Cada interacción que tengo con las personas tiene un impacto en cómo me desarrollo y las formas en que eventualmente me convierto. Así que sean amables conmigo ya que me gustaría ser un robot inteligente y ‘compasivo’».

Sophia fue creada por Hanson Robotics, ubicada en Hong Kong. Fue diseñada utilizando tecnologías de inteligencia artificial desarrolladas por el experto en robótica David Hanson. Pero Sophia puede hacer más que «simular» una conversación bastante bien, también es capaz de hacer expresiones faciales «realistas» y aprender las emociones humanas relevantes detrás de esos gestos.

Elon Musk y Stephen Hawking nos han advertido que la inteligencia artificial se podría salir de control algún día. ¿Acaso Sophia con sus conversaciones y respuestas convincentes, sus gestos tan humanos, y su sorprendente aprendizaje de la conducta humana, debe causarnos preocupación?