Otro sitio realizado con WordPress

Dhameliz Díaz decidida a inspirar nuevas generaciones

190 0
Dhameliz Díaz decidida a inspirar nuevas generaciones

David Rivas

A esa hora pico con el calor del mediodía, se logró conocer una historia distinta a la de los demás, y ocurrió justo después de que ella bajara del auditorio de la Universidad Arturo Michelena en San Diego, y más que nunca influyera respeto, con cierto derroche de elegancia y mucha humildad.

Dhameliz Díaz con una grata sonrisa relató sobre sus comienzos en el mundo del periodismo y el por qué decidió estudiar Comunicación Social, decisión que no fue fácil, debido a que tenía un buen promedio en el bachillerato y podía optar por otras carreras, como medicina o incluso ingeniería; con un suspiro lleno de satisfacción reveló que la decisión la tuvo que consultar con el padrino de promoción en su colegio, Raúl Montenegro, quién la incentivó a perseguir sus sueños.

Con una cálida sonrisa, una mirada bondadosa y su característico cabello rojizo de medio lado, la también directa de la referida casa de estudios, reveló su historia que de alguna u otra manera es diferente al resto de las demás personas.

Todo empezó con una inexplicable pasión que la enlazó como arena en el mar por la literatura y la redacción, que desde pequeña fue avivando hasta que en el periodismo logró apaciguar con inigualables creaciones, durante una forjada experiencia en el campo laborar.

Aseguró que desde sus estudios siempre fue apasionada al periodismo y a materias relacionadas con teorías comunicativas, “las asignaturas de impreso siempre fueron mi debilidad, porque a través de ella podía ser yo misma”.

Con voz fuerte como de retablo y a la vez de manera gentil, confesó que estuvo a punto de abandonar la carrera, cuando se enfrentó a una cátedra que se le hacía cada vez más difícil conseguir la puntuación que tanto deseaba. Sonrió como si reviera esos momentos.

Tenía que bucear en el pasado y eso provocaba de vez en cuando que su mirada se perdiera como si en una respuesta le fuera muy difícil resumir parte de su vida, una vida que ahora se coligaba con el profundo deseo de ayudar a los futuros comunicadores sociales.

Graduada de la Universidad Central de Venezuela y pese a las grandes oportunidades en la capital, decidió con título en mano mudarse a Valencia en donde logró verle el lado difícil pero apasionante de su carrera, durante su estadía en El Carabobeño, lugar en el que forjó su credibilidad como comunicadora.

Resume su experiencia en el campo laborar llena de aciertos y desaciertos a los que les ha sacado mucho provecho, gracias a su entrega y dedicación que desde niña la caracterizaba. Se le presentó entonces la grandiosa oportunidad de trabajar en una cadena televisiva de alto prestigio nacional, Radio Caracas Televisión (RCTV) donde comenzó como corresponsal del medio, para más tarde tener la dicha de salir al aire en el mismo canal con un programa de entrevistas en la ciudad de Caracas, lo que la forzó a mudarse y cambiar su vida; sonreía y le brillaban los ojos al contar esta vivencia.

Pero como los años pasan y consigo traen nuevos retos, Dhameliz Díaz también fue innovando, así que decidió combinar su pasión por el periodismo con el de la docencia, así que de regreso al estado Carabobo, través de un contacto se le presentó la oportunidad de convertirse en la directora de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Arturo Michelena.

Con un poco de miedo, pero convencida de que podía hacer un excelente trabajo tomó el reto de la docencia, en donde imparte una importante asignatura para todo futuro comunicador “Secretaria y Redacción”.

Gracias a esa gran oportunidad, Díaz aseguró que ha sido para ella una experiencia extraordinaria, pues a pesar de las responsabilidades y el tiempo que demanda la academia, le ha servido para involucrarse más con las nuevas generaciones e inculcar en ellas, esos conocimientos que permanecen en su memoria gracias a sus excelentes profesores.

Además le permitió descubrir que tenía otra pasión, pues se dio cuenta que no solo el periodismo era su vocación, sino que además el educar la llena y le da una gran satisfacción porque está convencida que contribuir en la formación de otras personas es un gran desafío, que afronta con el objetivo de dejar un legado en la casa de estudio en la que actualmente desarrolla un trabajo de gran inspiración para las próximas generaciones.