Otro sitio realizado con WordPress

Fracción de la Unidad en el Consejo Legislativo salvó su voto en la aprobación de la Ley de Presupuesto 2018

93 0
Fracción de la Unidad en el Consejo Legislativo  salvó su voto en la aprobación de la Ley de Presupuesto 2018

El Bloque de Opinión Parlamentario de la Unidad en el Consejo Legislativo de Carabobo (CLEC), integrado por los legisladores: Neidy Rosal, José Tabares, María Victoria Rodríguez y Karelly Lizarraga, salvó su voto en la discusión y presentación del Proyecto de Ley de Presupuesto de Carabobo para el Ejercicio Fiscal 2018, porque “existe un presupuesto deficitario con opacidad en el planteamiento de metas”, lo que dificulta la fiscalización y contraloría.

La diputada Neidy Rosal informó que el presupuesto este año es de (398.275.050.632,40), por lo que aseguró que el voto salvado se debe también a la manera cómo fue presentado el documento legal por parte del gobierno regional, ya que viola lo previsto en la normativa de la Oficina Nacional de Presupuesto, al presentar metas y obras de forma genérica, sin ningún tipo de detalle.

Según José Tabares y Karelly Lizarraga quienes fueron incorporados a la sesión de este jueves 07 de diciembre en el Consejo Legislativo de Carabobo, “en el presupuesto 2018 no se presentó el estimado de los recursos que van a percibirse por el Fondo de Compensación Interterritorial (FCI), que se deben utilizar para realizar obras de importancia que requieren los carabobeños”.

De igual manera, dijo Rosal que se estimula el auto gobierno comunal a través de Fundacomunidad y Fondeco, con la conformación de consejos comunales y comunas, además se establece el financiamiento y desarrollo de las subregiones del estado (municipios y parroquias), estimulando la organización de las comunas al margen de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Asimismo, se presenta un volumen alto en el monto asignado a donaciones y transferencias, destacó la parlamentaria. 

“Se presenta una importante inconsistencia numérica entre el Plan Operativo Anual y el Presupuesto de Gastos, además de un desequilibrio de 3 mil millones de bolívares en el Presupuesto del Estado, evidenciándose el faltante en la Asignación Sectorial”, argumentó apoyado también por José Tabares y Karelly Lizarraga. 

La diputada Neidy Rosal, infirió que el ejecutivo regional solicitará créditos adicionales, tal y como lo hizo el gobierno regional anterior, especialmente basado en la grave crisis económica e inflacionaria. “Esto denota una falta de planificación presupuestaria, que por ende dificultará la auditoria y contraloría de esta inversión, especialmente en el caso de los recursos asignados a fundaciones e institutos autónomos”.

Enfatizó en la necesidad de que la Gobernación de Carabobo debe legalmente presentar un Plan de Inversión detallado con todas las obras y metas a ejecutar en el estado. Además –dijo Rosal- que esto impide el conocimiento por parte de los ciudadanos de las obras a invertir en la entidad. “Existe una opacidad muy grande en el manejo de los recursos dirigidos a fundaciones como”, puntualizó  Rosal.

Conclusiones legislativas

La Fracción Parlamentaria de la Unidad concluyó que el presupuesto debe estar inspirado en resultados, es decir, que se debe formular en función de acciones, programas y proyectos, que deben ejecutarse para solucionar o atenuar los problemas prioritarios de los carabobeños, con el fin de asegurar un manejo más eficiente y transparente de los fondos públicos, y evitar así que sean un elemento generador de desorden, ineficiencia e ineficacia.

De la misma manera, Neidy Rosal destacó que en el Proyecto de Ley de Presupuesto de Carabobo para el ejercicio fiscal 2018, se evidencia una ausencia de indicadores apropiados para medir la eficacia; los objetivos y las metas que representan las normas, con las cuales comparar los resultados obtenidos y la justificación de la inversión.

“Al hacer una revisión exhaustiva del presupuesto presentado observamos que el gobierno regional formula una serie de proyectos genéricos, con las características de un ´fondo`, con lo cual queda en evidencia la mala planificación al no establecer metas claras y montos exactos de inversión en cada uno de los proyectos, omitiendo la normativa emanada de la Oficina Nacional de Presupuesto (Onapre), la Ley de Administración Financiera del Sector Público del Estado Carabobo, la Ley del Consejo Estadal de Coordinación de Políticas Públicas de Carabobo, y todas las demás leyes que regulan la materia”.

Finalmente, Neidy Rosal concluyó que el Proyecto de Ley de Presupuesto del estado Carabobo 2018, se realizó con una “visión unilateral, sin participación ciudadana y con discrecionalidad, lo que evidencia la falta de consulta con las comunidades, además de generar mayores dificultades para ejercer una labor de auditoría y contraloría a la que tienen derecho los carabobeños, y con la que estamos facultados y obligados nosotros como parlamentarios”.

 

@Ruthlaverde  con información de Nota de Prensa.