Deportes

Texas quiere ver a un Odor bajo control en el plato

Los Rangers han pasado buena parte del invierno tratando de mejorar
su cuerpo de lanzadores. Su ofensiva también podría requerir de un
poco de ayuda, pero el equipo espera que la mayor parte de eso
provenga de mejoras de sus propios jugadores y del desarrollo de sus
jóvenes.
Al tocar ese tema, el nombre del segunda base venezolano Rougned
Odor salió a relucir durante las Reuniones Invernales. Cuando se
habla de jugadores que necesitan mejorar su ofensiva el próximo año,
Odor podría estar en el tope del listado.

El joven de 23 años tuvo problemas en el plato durante gran parte del
2017. Una buena temporada en el 2018 podría ser de tremenda ayuda
para los Rangers, y el equipo creen que es capaz de dar ese paso al
frente.
"Tuvo un año en el que demostró poder, pero faltó consistencia en el
resto de su juego, en la calidad de los turnos y en su defensiva.
Nosotros sabemos que él tiene más que ofrecer", dijo el gerente
general de los Rangers, Jon Daniels. "Jugó lesionado durante un
tiempo y le doy crédito por eso. Él sabe, y lo ha dicho, que puede dar
más. Esperamos que lo logre el año que viene".
Los Rangers ven en Odor a un infielder joven y habilidoso con poder y
velocidad. Tiene el alcance para cubrir terreno a la defensa y sólo
necesita mantenerse bajo control para evitar errores de
desconcentración.
Ofensivamente, la clave es controlar la zona de strike y evitar hacerles
swing a pitcheos malos. Los Rangers saben que Odor no va a
negociar un montón de boletos. Sólo necesitan que recorte los
ponches.
"Él sabe cuándo le pega bien, dónde es su zona buena", comentó
Daniels. "Lo que necesita es comprometerse totalmente a mantener
ese plan de ataque y reducir su zona de strike".
Odor bateó 30 jonrones y empujó 75 carreras la temporada pasada.
Pero su promedio de bateo de .204 y porcentaje de embasarse de
.252 estuvieron marcados por 32 boletos y 162 ponches.
Odor se ponchó una vez por cada 4.07 visitas al plato en el 2017, la
10ma peor marca en la Liga Americana. Hace dos años, esa misma
relación fue de un ponche cada 5.95.