Sucesos

Los tres cangrejos que impactaron en Venezuela

A una adolescente  de 15 años, que estaba embarazada, la ilusionaron con regalos para su bebé en Valencia y cuando fue en busca de ellos, la golpearon, ataron y le abrieron el vientre con un cuchillo para extraerle la criatura. Luego la asesinaron.

El espantoso feminicidio ocurrió el 24 de noviembre de 2016 en una invasión llamada 26 de Marzo en Valencia y fue el caso que se llevó el Cangrejo de Oro del Cicpc, en el marco del 16 aniversario de la policía científica.

A los funcionarios le bastaron tan solo dos días para resolver el crimen y capturar a los asesinos, una mujer de nombre Jennifer Carolina Santana y su pareja John William García Palmera, quienes también provocaron la muerte de la recién nacida.

Embarazo, traición y muerte  fue el título que le dieron al caso de la adolescente  Mandalys Bello. Los vecinos de la invasión 26 de Marzo hallaron el cadáver de la joven  y tras las investigaciones forenses se determinó que era el cuerpo de Mandalys Bello. Estaba maniatada, con heridas en el cuello y en el abdomen.

En un video que publicó el Cicpc  en Youtube, los funcionarios explicaron cómo fue que llegaron a descubrir a la pareja responsable del asesinato de la joven.

A través del rastreo telefónico los ubicaron, capturaron y confesaron el crimen.
Un días después de haberlo cometido, habían acudido al Hospital Dr. Enrique Tejera donde llevaron a la recién nacida porque tenía deficiencia respiratoria.

Los médicos de guardia notaron que la mujer no tenía síntomas de post parto por lo que llamaron al Cicpc, pero cuando estos llegaron al hospital, la mujer y su pareja, huyeron y dejaron a la niña quien murió minutos después.

Pero este suceso no fue el único que impactó al jurado calificador del Cicpc a nivel nacional, sino también la red de pornografía infantil que operaba en el estado Bolívar y cuyo trabajo investigativo de alzó con el    Cangrejo de Plata.

Los funcionarios de la Subdelegación de Bolívar detuvieron a 8 personas,  incluyendo la madre de tres niñas que eran víctimas de esta red y que actuó como cómplice. También fue atrapado  un pastor evangélico.

Al recibir la denuncia, el Cicpc actuó y detuvo en primer lugar a la madre, Maryorie Beatriz Lugo Muñoz, de 32 años. Posteriormente,  detuvieron a Charvis de Jesús Campos, en cuya casa se encontraron laptops, cámaras fotográficas, ropa interior y trajes de baño de tallas infantiles.

Las fotografías y videos eran vendidas hacia el exterior y los miembros de la banda obtenían dinero en moneda extranjera.

El jurado valoró el esfuerzo de los detectives en este caso como también lo hizo para la División Nacional Contra Homicidios por su trabajo en La Masacre de Capaya en el estado Miranda, donde asesinaron a 12 hombres en lo que iba a ser una supuesta detención preventiva de un Operación de Liberación del Pueblo.

El Cicpc, luego de las pesquisas, reveló que fueron 11 los militares quienes acribillaron a los hombres y cuyos cuerpos los enterraron en  fosas comunes.

Trascendió que a las 12 personas se las habían llevado detenidas sin una orden judicial de aprehensión ni mediación, ni mucho menos en el supuesto acto de flagrancia, razones que son causales para practicar una aprehensión.

El ministro del Interior y Justicia, Néstor Reverol, encabezó las investigaciones y recibió el galardón.