Economía

Caída en la venta de fuegos artificiales apaga la Navidades

El tradicional sonido de los fuegos artificiales durante diciembre parece haber quedado en el recuerdo de los venezolanos. A solo dos días para la llegada de la Navidad, las noches en el país están inmersas en el silencio: el estallido de un cohetón es percibido por los ciudadanos como algo extraño. Los elevados costos de los pirotécnicos son difíciles de cubrir para las personas, que prefieren gastar el dinero en comida o medicamentos.

La feria de fuegos artificiales ubicada en El Poliedrito de Caracas es reflejo de la crisis que atraviesa Venezuela: comercios cerrados, vendedores sentados viendo la nada, pasillos llenos de escombros y la soledad en los locales saltan a la vista al llegar al lugar.

Los comercios de la feria abrieron sus puertas al público el 20 de diciembre, cuando antes lo hacían el 1° de noviembre, explicó Miguel Leo, comerciante con 12 años en el lugar.

Indicó que este año ha habido poco interés por parte de los ciudadanos en visitar la feria. “Se está perdiendo la costumbre de los fuegos artificiales en diciembre”, dijo con resignación.

El comerciante calcula que las ventas en El Poliedrito han caído en 90% este año. “De 73 puestos que hay en El Poliedrito de Caracas, solo 8 están abiertos”, aseguró.