Deportes

Gran Valencia sigue en un limbo

La situación de Gran Valencia es incierta. A poco para que arranque el torneo Apertura 2018, este cuadro, que logró el ascenso deportivo a primera división, aún no sabe si podrá participar en menos de un mes en la máxima categoría y su estabilidad institucional, pende de un hilo.

El martes dos de enero, reconocieron públicamente que la presidenta del club, Yanybis Alvarado, los directivos Luis Padrón y  César Patiño; junto al director técnico Bladimir “Pomponio” Morales y su preparador físico Jovanny Uribarren, más el jefe de prensa, Luis Durán fueron privados de libertad 18 días atrás.

Gran Valencia había logrado el ascenso matemático en Puerto Ordaz tras ganar uno de los hexagonales finales, pero, según reseñó Notitarde “Tras disputar la última jornada ante Angostura y cuando estaban muy cerca de llegar a su ciudad natal, la delegación del elenco valenciano fue detenida en el peaje de Guacara por efectivos del Cicpc, donde se llevaron detenidos a jugadores, cuerpo técnico y directivos para un interrogatorio, posteriormente dejaron en libertad a los futbolistas y una parte del CT”.

Se les acusaba de extorsión, asociación para delinquir, entre otros delitos, ya que el amaño de partidos no está tipíficado en las leyes venezolanas. A este club se le ha señalado de sobornar árbitros y jugadores rivales.

Y para rematar, forfeit. Después de este incidente, casi diezmado, GV jugó la ida de la  final de la segunda división en el  Brígido Iriarte, logrando sorpresivamente la victoria. Pero, para la vuelta, no se pudo disputar por otro inconveniente con los encargados de prestar el Misael Delgado de Valencia. El equipo carabobeño mostró a la opinión publica fotos de los pagos correspondiente y de todos los procedimientos requeridos para disputar el partido, pese a eso, no llegó aún un pronunciamiento por parte de la FVF.

Por ese mismo motivo, había dado otro forfeit en el hexagonal ante Academia Puerto Cabello, equipo con vínculos con el actual gobernador de Carabobo, Rafael Lacava.

Por reglamento, esto le impediría el ascenso, e incluso, perdería su categoría bajando a tercera.

Sin embargo, sobre ese caso, la FVF no se ha pronunciado. “De hecho, creemos que vamos a estar en primera división. Arrancaremos los entrenamientos el lunes (ocho de enero) en la Universidad de Carabobo”, contó una fuente del club.

Mientras, Jesús Cabello, asistente de “Pomponio”, será el encargado de dirigir el equipo mientras se soluciona la situación del  DT. Por la situación descrita, no han anunciado altas, pero sí la salida de Ángel Ojeda, Eduard Labastidas, Roberto Carlos Bolívar, Néstor Barrios, Franco Arévalo y Jesús Piñero.

Ureña, equipo al que le correspondería el ascenso en caso de no ascender GV, se muestra resignado a segunda. “Por lo que averiguamos en la FVF, ellos (GV) tendrán su cupo, jugarán la final reprogramada y nosotros, otro año en segunda. Por eso renunció el DT “Lulo” Salah”, comentó un integrante del equipo tachirense.