Deportes

Yerri Mina ya le puso el sabor colombiano a Barcelona

El Camp Nou abrió sus puertas y 8.552 aficionados, muchos de ellos colombianos, se dieron cita allí para observar como Yerri Mina se colocaba por primera vez la camisa del Barcelona en el que desde ya es su nueva casa.

Mina, primer colombiano en la historia del club catalán, se vistió con los colores azulgranas y salió al estadio de una manera muy peculiar: lo hizo sin calzado. El colombiano agradeció al cielo, se santiguó y dio algunos toques de balón descalzo, en una especie de ritual personal dando gracias a Dios por llegar a este gran club.

La mayoría de fanáticos cafeteros recibieron a su compatriota con cantos y banderas tricolor desde la tribunas; además disfrutaron al ver a Mina, ya con calzado, volver a dar algunos toques al balón, hacer un rondo con algunos niños de la cantera blaugrana y que los saludara desde el césped.

El central también se mostró contento al recibir un automóvil nuevo de uno de los patrocinantes del club. El colombiano, aunque posó con la franela blaugrana, aún no tenía dorsal, pero lo más probable es que elija el número 14 que dentro de poco quedaría libre con la marcha casi segura de Javier Mascherano a China.

Yerri Mina llegó a la entidad catalana, procedente del Palmeiras, a cambio de 11,8 millones de euros y firmó un contrato de cinco temporadas y media, por lo que estará vinculado al club hasta el 2023. Los cantos se escucharon fuera del estadio cuando terminó la presentación oficial de un Mina que desde ya puso a bailar a su nuevo público.