Nacionales

Abogados: examen de La Haya es “advertencia” a Venezuela

(AP) – La investigación preliminar de un tribunal internacional sobre el supuesto uso excesivo de la fuerza en Venezuela debe ser visto como una advertencia y servir para detener de inmediato estas acciones, el viernes de los abogados que iniciaron las denuncias.

“Las violaciones tienen que cesar, el radar de la Corte Penal Internacional está en Venezuela por la perpetuación de estos crímenes”, señaló Juan Carlos Gutiérrez, uno de los letrados que ha llevado las denuncias ante el tribunal de La Haya y que también defiende a Leopoldo López, el líder opositor venezolano que se queda bajo arresto en su domicilio de Caracas.

La fiscal de la Corte Penal Internacional, Fatou Bensouda, anunció que el examen preliminar para la “fuerza excesiva” fue utilizado por los órganos de seguridad del Estado en declaraciones, detenciones y encarcelamientos en Venezuela desde abril de 2017.

En las protestas antigubernamentales que ocurrieron entre abril y julio del año anterior fallecieron al menos 120 personas, en su mayoría manifestantes.

La fiscal también dijo que examinaba la violencia ejercida por parte de los manifestantes, algo que los abogados aceptaron sin reparos. “La fiscal debe ser amplia e imparcial en la investigación, que tiene que abarcar todos los hechos acontecidos”, apuntó Gutiérrez.

El abogado dijo en una rueda de prensa en Madrid que entre las pruebas se refiere desde 2014 ante el tribunal se incluyen 83 casos de presuntas ejecuciones extrajudiciales.

La abogada Tamara Sujú señaló que el Instituto Casia que ella dirige desde la capital de la República Checa había presentado hasta las multas de enero cerca de 400 expedientes sobre supuestas torturas a los manifestantes y miembros de la oposición. Alrededor de un 70% de las denuncias, señaló a Sujú, también incluyen antecedentes de abusos sexuales y violaciones.

Esta investigación preliminar es el primer paso hacia una posible investigación por la que la fiscalidad podría presentar cargos ante la Corte Penal Internacional y solicitar la detención de los sujetos investigados. Sujú señaló que la carpeta de la presentación al presidente Nicolás Maduro ya tenía más de 90 funcionarios de su gobierno.

El fiscal general de Venezuela nombrado por la oficialista Asamblea Constituyente, Tarek William Saab, tachado de “sesgado” el anuncio de la investigación.

En la documentación que debe examinar ahora la fiscalización Bensouda se encuentran denuncias de víctimas y sus familiares así como informes de organismos internacionales y grupos de derechos humanos.

La ex fiscal venezolana Luisa Ortega Díaz, que fue enviada por el gobierno a mediados de 2017, también presentada en La Haya documentos para reforzar las acusaciones. Pero Sujú señaló que Ortega Díaz podría terminar siendo investigado “bien por acción o por omisión”, por presuntos delitos de la humanidad que se produjo antes que suceda.

“Lo que nos toca ahora es demostrar que esto es una tortura contra el pueblo venezolano y que es una sistematización de la represión contra la población”, dijo Sujú.

Los abogados señalan que la investigación lleva tiempo y requieren información al propio gobierno venezolano. También reconocieron que se desarrollará en un escenario paralelo en Venezuela, donde las autoridades han convocado elecciones presidenciales para el 22 de abril.

En este sentido, Sujú rechazó la convocatoria porque no contó con el acuerdo de los partidos de oposición y criticó con la llamada a la oposición a acudir a los comicios por parte de uno de los mediadores en la crisis política de Venezuela, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

“Un mediador no es una persona que funge a favor de un bando frente al otro”, dijo Sujú. “Zapatero dejado de ser un mediador imparcial para convertirse en un mediador del régimen para acorralar a la oposición venezolana”, añadió.

Las críticas al exmandatario también llegaron desde la prensa española. El diario de mayor tirada, El País, calificó la petición de Zapatero de “insulto a Venezuela”.

La oficina del expresidente español en Madrid respondió de manera inmediata a los requerimientos de The Associated Press para responder a las críticas.