Carabobo

Carabobeños viven un calvario para poder legalizar documentos

César Henríquez

Muchos son los carabobeños que entre los últimos meses del año pasado y lo que va de 2018 han tomado la decisión de irse del país en busca de una mejor calidad de vida, en este sentido beben pasar por el rato amargo en que se ha convertido el proceso de legalización de documentos, que va desde dormir en la calle un día antes para poder ser atendidos hasta pasar horas en las colas del día siguiente.

Ciudadanos que acuden al Registro Principal de Valencia, ubicado en el casco central de la ciudad deben pernotar a las afueras de las oficinas desde horas de la madrugada expuestos a ser víctimas de la delincuencia.

Tener que pasar la noche en las aceras de este organismo es apenas el inicio de lo que los ciudadanos han denominado como un “calvario”. El horario de atención tiene inicio a las 8:00 de la mañana, sin embargo, según testimonios de personas que se encontraban en el lugar llegan a abrir media hora después.

Son tres colas las que se forman, la primera para ingresar a la institución; la segunda para entregar comprobante de pago; y la tercera para retirar la documentación legalizada.

Entres los casos que con mayor demanda en la legalización de documentos predominan títulos universitarios y partidas de nacimiento de menores de edad. Cabe destacar que son muchos  adultos mayores se encuentran en estas colas que al igual que muchos jóvenes ansían irse de país lo más pronto posible.

Ana Duarte de 60 años de edad dijo sentirse cansada de la situación económica que atraviesa el país, sus tres hijos ya están fuera del país y son quienes le envían dinero para poder costear los trámites para poder irse, “si no fuera por ellos no tendría como irme”.