Nacionales

Venezolanos en Colombia elaboran artesanías con los bolívares

(AP) – Una familia de inmigrantes venezolanos en Colombia elabora carteras, cinturones e incluso bolsos de origami con bolívares de valor casi nulo debido a la enorme inflación en Venezuela.

Richard Segovia vende cada una de sus artesanías de colección entre 10 y 15 dólares, una gran cantidad en contraste con los centavos estadounidenses que obtuvieron por sus bolívares en el mercado negro de Venezuela.

Segovia, de 24 años, llegó hace dos meses a la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta acompañado de su esposa y un primo después de abandonar un empleo sin futuro en un almacén en Venezuela, donde ganaba el equivalente a sólo 2,50 dólares al mes. Una noche tuvo la idea de crear artesanías con los billetes cuando él y su primo miraban una pila de efectivo en Caracas.

“Teníamos mucha plata pero nada que comprar porque en Venezuela el dinero no vale nada”, afirmó Segovia.

Así, comenzó a doblar y plegar los vistosos billetes venezolanos para convertirlos en baratijas y después en creaciones más grandes como bolsos de mano y maletas. Cada artesanía lleva entre 800 y 1.000 billetes, principalmente de 50 y 100 bolívares, que equivale a menos de 50 centavos estadounidenses.

Segovia encontró un público comprensivo entre los colombianos que buscan extender una mano en los cientos de millas de inmigrantes que han cruzado la frontera en los últimos meses.

En un día ajetreado, Segovia vende hasta 20 artículos, y una mujer que tiene una boutique en Bogotá hace un gran pedido cuando vio en televisión los productos que elabora con los billetes.

Con lo que gana, Segovia envía alrededor de 15 dólares a su familia en Caracas cada vez que es posible.

“No es mucho dinero pero alcanza para desayunar”, apunto.

Aunque las ventas sean buenas, Segovia no se da la gran vida.

Él y su esposa, que tiene cinco meses de embarazo, pernoctan gratis en una pensión de mala muerte, facilitada por una compañía local de transporte. La pareja se instala a diario en una concurrida banqueta cerca de la estación de autobuses, al parecer despreocupada de que algún ladrón podría robarles las pilas de billetes colocados como ladrillos sobre una mesa de plástico.

“No me va a faltar la materia prima”, bromea Segovia.