Nacionales

Opinión: Gratos Recuerdos

(I)

Público agradecimiento a todos aquellos que por diversos medios me expresaron, la semana pasada, su sorpresa por la ausencia de “Gratos Recuerdos” y su aspiración de que continúe esta narrativa coloquial, tal como ofrecí. En verdad consideré oportuno referirme al tema del Frente Amplio por considerarlo de extrema importancia y urgencia.

También agradecer al buen amigo, colega y compañero Giovanni Pizzella Piero, sanblaseño, quien me refirió la circunstancia ocurrida en la elecciones presidenciales de 1963, cuando Acción Democrática postuló a Raúl Leoni, siendo esas las primeras y únicas elecciones en las que no lo hacía con la emblemática tarjeta blanca. Se presentó con la tarjeta negra con la estampa de un “ Juan Bimba”, representación gráfica del pueblo venezolano llano, militante mayoritario del partido, y razón de sus luchas.

La circunstancia electoral ocurrió como consecuencia de la segunda división interna cuando en la Convención Nacional de 1962, en el enfrentamiento entre el grupo de dirigentes conocido como Grupo ARS y la conocida corriente betancurista o “vieja guardia”, se produjo la ruptura pues el ARS logró controlar la mayoría del Comité Ejecutivo Nacional, pero el betancurismo controlaba todas las otras instancias: Convencion Nacional conformada por delegados electos en la base, CDN, Seccionales y organismos funcionales, entre ellos el influyente buró sindical. El grupo de dirigentes del CEN era jefaturado por Raúl Ramos Gimenez, nacido en Turen estado Portuguesa, quien aspiraba ser candidato presidencial y pretendía ejercer la representación oficial de AD y por tanto hacer uso de su símbolos y bienes.

Por otro lado la evidente mayoría betancurista pretendía también ejercer la representación oficial y postular a Raúl Leoni, nacido en Upata estado Bolívar, destacado dirigente estudiantil en la lucha en contra de la dictadura de Juan Vicente Gomez.

Ante tal circunstancia, el órgano electoral adoptó la salomónica decisión de que ambos grupos concurrieran con las denominaciones de AD gobierno y AD oposición. La primera con la tarjeta negra con el juanbimba estampado y la segunda con la plateada y el estampado de un caballo. Se establecía que quien obtuviera mayor votación sería el único y auténtico Acción Democrática. El resultado fue Raúl Leoni electo presidente con 957.574 votos ( 32 %) y Raúl Ramos Gimenez 66.800 votos ( 2.29% ).

El pueblo, democráticamente, por el voto decidió a quien le correspondía la representación legal, los símbolos y los bienes. Era época de respeto y acatamiento sin ambigüedades a la legalidad y al voto.

(II)

AD Gobierno utilizó la consigna: Por la blanca vota negro. Obviamente no podía participar en esa campaña, contaba 11 años, sin embargo recuerdo acudir a asambleas y caravanas con mis padres. Mis hermanos Humberto y Oscar si activaban de lleno, día a dia por cuanto eran integrantes de las direcciones juveniles Nacional y Regional respectivamente. Recuerdo hacer “activismo” elaborando, con mis primos Iglesias Gerbasi, barquisimetanos expertos en la materia, grandes zamuras o papagayos que volábamos en el cerro del Calvario en la Candelaria, y tenían la imagen del juanbimba adeco. La Zamura era una gran tarjeta negra, con su juanbimba con el pan el bolsillo, volando sobre el centro de Valencia.

( III)

Raúl Leoni recibió de Romulo Betancourt un país más estabilizado e institucionalizado. El castro comunismo, violento y golpista estaba prácticamente derrotado política y militarmente.

Se debatían en contradicciones internas. La mayoría deseaba incorporarse a la lucha electoral. Raúl Leoni fue un Estadista. Ejerció su mandato con vocación republicana y democrática, con bondad, humildad y firmeza.

Se ganó el cariño del pueblo que los llamó el Presidente Bueno, para eso contó con la ayuda de su esposa América Fernandez, cariñosamente llamada Menca, también guayanesa, creadora del programa social de la Fundación del Niño, dedicado a la atención de niños necesitados.

Leoni continuó la obra de Betancourt, con visión de desarrollo armónico, prestando atención a las áreas prioritarias, con honestidad y eficiencia. En educación amplió la matrícula estudiantil en más de 350.000 estudiantes, construyó escuelas, liceos. Decretó la constitución de las Universidades Metroplitana y Simón Bolívar.

En salud amplió en más de 2360 camas el servicio en hospitales y construyó toda una amplia red de medicaturas rurales hasta en los más apartados rincones del país. Atendió la agricultura continuando el programa de reforma agraria iniciado en el quinquenio anterior, aumentó la superficie bajo riego en más de 19814 has. Construyó 13 embalses para riego, acueductos y generación eléctrica.

Concluyó el embalse del Guri iniciado por el Gobierno de Betancourt. Llevó acueductos y cloacas a más de dos millones de habitantes elevando la salubridad de las ciudades y caseríos.

Decretó la creación del Instituto del Seguro Social y comenzó la política de pensiones para los trabajadores. Promovió y financió empresas que generaron empleo, disminuyendo el desempleo en su mandato de 16% al 6 %. Cruzó al país de carreteras y autopistas. Todo con poco presupuesto, sin el despilfarro que luego se apoderó de la administración pública.

Los funcionarios eran gente de mística, servidores públicos con vocación venezolanistas. AD era un partido con vocación de poder, no ambición de poder. Continuáremos la narrativa. En Pie de Lucha!!.