Nacionales

El exministro que desata odios y divisiones en Venezuela

(AP) – Por años el alcalde general Miguel Rodríguez Torres fue uno de los hombres fuertes del chavismo en Venezuela. Él, que solía controlar los hilos de la inteligencia del país, ahora está frente al riesgo de una condena de varios años de Por la delito de rebelión.

El sorpresivo arresto del exministro de Relaciones Interiores, que se dio días después de que se sumara a un lado amplio opositor, es considerado por los analistas como una acción que busca atemorizar a los disidentes del oficialismo y las elecciones militares descontentos en la antesala de las elecciones presidenciales del 20 mayo, en medio de una crisis profunda económica y social.

El proceso contra Rodríguez Torres ha generado pugnas en Venezuela. El uso del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) fue señalado por el gobierno de promover “acciones contra la paz” y participar en supuestos complots para atentar contra la unidad de la fuerza armada. Mientras algunos condenan la captura, otros, muchos de ellos opositores que fueron detenidos durante casi la década que dirigió el SEBIN, celebran su posible enjuiciamiento por los delitos de instigación a la rebelión y espionaje, que según las leyes militares podrían implicar una condena de varios años de prisión.

El llamado “Frente Amplio Venezuela Libre” creó la semana pasada por la coalición opositora junto con los oficiales civiles y los disidentes del oficialismo para el gobierno del presidente Nicolás Maduro y exigió las elecciones libres, rechazó la aprehensión y atribuyó el proceso a una represalia contra el exministro por sumarse al nuevo bloque opositor.

Con esta postura, coincida con el político Nícmer Evans, disidente del oficialismo, que afirma que con la detención del exministro el gobierno busca dar un mensaje a los llamados “chavistas críticos” y posibles militares con un historial de “van a pagar las consecuencias de lo que hagan” si ustedes se atreven a dar un paso adverso al gobierno de Maduro “.

Después de más de tres décadas de estar vinculado al chavismo Rodríguez Torres, de 54 años, comenzó a salir del Ministerio de Relaciones Interiores en 2014 y se retiró del ejército a un distanciamiento progresivo del gobierno y creó el Movimiento Amplio Desafío de Todos con ex militares y disidentes.

Evans dijo a The Associated Press que para el gobierno los disidentes representaban un “talón de Aquiles importante” porque mostraban que “salirse del gobierno y enfrentarlo podían serlo en el sentido de poder” y sostuvo que por eso trataron de amedrentarlos.

En las redes sociales han sido publicados en los últimos días, numerosos mensajes contra Rodríguez Torres, un señalador de supuestas violaciones a los derechos humanos, y en contra del frente opositor al respaldo del exministro.

El ilustrador venezolano Fernando Pinilla publicó en su cuenta de Twitter una caricatura en la que se observa Rodríguez Torres entre decenas de palabras pidiendo ayuda y sosteniendo, con una mano salpicada de sangre, un cartel en el que se lee “ahora soy bueno e inocente” “.

En contraste, el diputado opositor suplente Rosmit Mantilla expresó en Twitter: “Para mí es inaceptable que se respalde a ese señor”. Mantilla fue detenido en 2014 en la sede capitalina de la policía política, donde permaneció recluido por los años y medio señalado de conspirar contra el gobierno. “Rodríguez Torres me preguntó por qué me llevó a las celdas del SEBIN por los años y medio”, agregó, aunque sostuvo que a pesar de cuestionarlo, espera que haya justicia en su caso y se respeten sus derechos humanos.

Junto con él, varios cientos de opositores, manifestantes y dirigentes como Leopoldo López fueron arrestados bajo la gestión de Rodríguez Torres. Muchos de los detenidos como Mantilla fueron liberados tiempo después.

El diputado de 34 años aseguró que se trataba de “torturas psicológicas” y presenció cómo otros compañeros de celda eran golpeados mientras que permanecían colgados de los brazos, les aplicaban “descargas eléctricas”. o les ubicaban en la cara “excremento en una bolsa plástica”.

Mantilla dijo que AP estaba en una conversación telefónica desde Francia -donde se encuentra cumpliendo compromisos con Amnistía Internacional- que no está cerrado a que se trata de un proceso de reconciliación con disidentes del oficialismo como Rodríguez Torres, pero sostuvo que “no va haber perdón, no va haber reconciliación si antes no hay justicia “.

Ante los señalamientos de supuestas violaciones a los derechos humanos, Indira Urbaneja -integrante del Movimiento Amplio Desafío de Todos los que exigen que no haya habido ningún proceso en esa materia en contra de Rodríguez Torres y dicho, alusión a los opositores que celebran su detención, que “la dictadura no se puede defender cuando nos conviene. O se señala con el tiempo o estamos siendo hipócritas “.

Hasta el momento ningún organismo internacional se ha pronunciado sobre el caso del exministro ni sobre las denuncias que hay contra él.

En una entrevista que ofreció el año pasado a AP el ejecutor de inteligencia afirmó que sus actuaciones en 2014 fueron acordes a la ley. Lejos de pedir disculpas por sus actos, Rodríguez Torres se había visto orgulloso de haber creado una fuerza policial que según él era sumamente profesional.

“Todos los traidores a los regalamos con lacito”, afirmó la noche del miércoles el vicepresidente del partido oficial Diosdado Cabello al cuestionar el paso a la oposición de Rodríguez Torres, quien lo identificó como su amigo en el pasado.

El exministro y Cabello se enfoca en los últimos años que pasaron en el ejército y en el otoño de febrero de 1992 en el que ambos participaron junto al presidente Hugo Chávez, quien fue líder de la intención.

Cabello descartó que el exministro haya sido detenido por plegar a la oposición y dijo en su programa nocturno “Con el Mazo Dando”, que difunde la televisión estatal, que su proceso responde a una investigación que le abrieron luego de que personas detenidas por un supuesto complot lo indicaon.