Variedades

El último rinoceronte blanco del norte ha muerto

El último rinoceronte blanco del norte del mundo ha muerto, informaron del centro de conservación de Kenia, donde cuidaban al último espécimen.

Ol Pejeta Conservancy dijo en un comunicado que había tomado la decisión con funcionarios de vida silvestre y sus cuidadores anteriores de eutanasiar el lunes al rinoceronte de 45 años, llamado Sudán, debido al rápido deterioro de su estado.

Sudán estaba siendo tratado por complicaciones relacionadas con la edad que habían afectado sus músculos y huesos y también le habían causado extensas heridas en la piel.

El rinoceronte había pasado dos semanas a fines de febrero y principios de marzo tumbado en su corral debido a la incomodidad de una herida profunda en la pata trasera derecha.

Luego de que todos los intentos de lograr que se aparease naturalmente fracasaron, los conservacionistas el año pasado pusieron a Sudán en la aplicación de citas Tinder, con la esperanza de recaudar suficiente dinero para pagar un tratamiento de fertilidad de $ 9 millones.

Ol Pejeta dijo que habían recogido el material genético de Sudán el lunes que podría usarse en el futuro para intentar la reproducción de los rinocerontes blancos del norte.

 

Dijo que los científicos también estaban buscando formas de realizar la fertilización in vitro.

Ol Pejeta dijo en un comunicado:

La única esperanza para la preservación de esta subespecie ahora radica en desarrollar técnicas de fertilización in vitro utilizando óvulos de las dos hembras restantes, semen de rinoceronte blanco del norte almacenado de los machos y las hembras subrogadas del rinoceronte blanco del sur”.

Los cazadores furtivos pueden vender cuernos de rinoceronte blanco del norte por $ 50,000 el kilo, haciéndolos más valiosos que el oro.

Kenia tenía 20,000 rinocerontes en la década de 1970, cayendo a 400 en la década de 1990. Ahora tiene 650, casi todos los cuales son rinocerontes negros.

Ahora solo quedan dos hembras de su subespecie vivas en el mundo, aunque los científicos todavía esperan poder salvarla de la extinción.