Internacionales

Director de medios del Vaticano dimite por carta manipulada

(AP) — El director del departamento de comunicación del Vaticano dimitió el miércoles por un escándalo sobre una carta del papa emérito que él describió erróneamente en público, y por el retoque digital de una fotografía enviada a los medios.

El papa Francisco aceptó la renuncia de monseñor Dario Vigano, dijo el Vaticano y nombró por ahora a su asistente, monseñor Lucio Adrián Ruiz, como encargado de la Secretaría de Comunicaciones. Vigano se quedará en el departamento pero en un puesto menos importante.

El escándalo de la carta comenzó la semana pasada cuando Vigano leyó en voz alta una parte de la misiva personal de Benedicto XVI en la presentación de una obra de 11 volúmenes sobre la doctrina teológica de Francisco que publicó el Vaticano.

Resaltando el quinto aniversario de Francisco como papa, Vigano destacó la carta de Benedicto XVI como señal de la continuidad entre los dos papas, ante críticos directos que lamentan que el papado de Francisco de piedad sobre moral representa un rompimiento teológico con el período doctrinario del pontífice anterior.

Vigano no leyó la misiva completa, y entre las partes omitidas estaban las objeciones de Benedicto XVI a uno de los autores del volumen, quien criticó a Benedicto XVI y Juan Pablo II durante bastante tiempo.

The Associated Press reportó que la fotografía distribuida por la oficina de Vigano fue retocada digitalmente para difuminar las líneas donde Benedicto XVI empezaba a explicar por qué no comentaba sobre los libros. La manipulación violó los estándares éticos del fotoperiodismo que prohíben tales distorsiones, especialmente cuando tergiversa el contenido de la imagen.

El escándalo abochornó al Vaticano y conllevó a acusaciones de que la propia oficina de comunicaciones del papa estaba propagando “noticias falsas”, solo semanas después de que Francisco dedicada su mensaje anual sobre medios a la denuncia de las “noticias falsas” y la distorsión intencional de información”.

En su carta de renuncia fechada el 19 de marzo, Vigano dijo que quería hacerse a un lado para que su presencia “no demore, dañe ni bloquee” las reformas de Francisco en las operaciones de comunicaciones del Vaticano.

Vigano reconoció que su comportamiento, pese a sus intenciones, había desestabilizado la reforma de comunicaciones.

En su carta de aceptación de la renuncia, Francisco dijo que tomaba la decisión renuentemente.