Carabobo

Alcaldía de Libertador certificó a 23 panaderos artesanales mediante el INCES

(Alcaldía de Libertador) – Desde la cancha de paz de Nueva Valencia, el Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (INCES), aprobó la certificación de saberes de 23 aprendices de panadería artesanal, taller impartido por la dirección de Desarrollo Social de la Alcaldía del municipio Libertador.

 

En relación, Jesús Herrera, director de Desarrollo Social para el Buen Vivir, informó que la jornada se trata de una actividad que viene desarrollando la jefatura Impulso Socioproductivo, adjunta a esta dependencia, quien ha creado los enlaces estratégicos para el beneficio de la ciudadanía, “se están certificando los saberes de personas que tienen la capacidad de dominar y ejecutar este oficio, pero no tienen algo que acredite sus conocimientos, por eso hoy nosotros estamos cumpliendo con ellos”.

 

Por su parte, Ana Flores, responsable de la jefatura Impulso Socioproductivo, indicó que para deleitar el paladar de los presentes y demostrar ser unos verdaderos panaderos integrales, los participantes, elaboraron y exhibieron productos como: golfeados, cachitos, pan de yuca y harinas alternativas con auyama u otros alimentos, a fin de mostrar a los presentes sus conocimientos y deleitarlos con sus exquisiteces.

 

Por otro lado, Elpidia Torrealba, analista del INCES, destacó que la certificación es algo que tiene valor no solo en el territorio nacional sino también en 257 países, al tratarse de un convenio que se hizo con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), “eso significa un reconocimiento de gran peso a esas habilidades que ellos han desarrollado”.

 

En el mismo orden de ideas, Torrealba agregó que con esta actividad también pretenden fortalecer a las comunas, quienes están en un proceso de legitimación de Unidades de Producción Familiar (UPF), a fin de que éstos jueguen un papel significativo para el Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP), con quienes trabajarán de forma mancomunada, una vez certificado sus oficios, para cubrir las necesidades de sus propias comunidades.

 

Del mismo modo, Herrera añadió que es importante que los libertadorenses sepan que desde la dependencia se dedican a impartir estos talleres a las comunidades, con el propósito de que sus habitantes tengan las herramientas necesarias para que, de forma organizada, generen ingresos y contribuyan con la economía del municipio.

 

“Las comunidades hacen su solicitud en la Dirección de Desarrollo Social, ubicada en la sede de la alcaldía, allí hacemos un listado de 30 personas y luego nos dirigimos al lugar para instruirlos y que aprendan un oficio, actualmente estamos formando en materia de panadería artesanal, confección de ropa íntima, ropa infantil y el manejo de productos químicos”.

 

En este sentido, Jermain Gil, vecino de Libertador, comentó que su motivo principal para realizar el curso fue el de tener una herramienta para emprender su propio negocio, ya que considera es la mejor opción ante las diversas situaciones que se viven en el país. “la experiencia ha sido excelente, los conocimientos que recibimos durante las 12 clases que duró el taller fueron muy enriquecedores”.

 

Yoger Estrada, panadero certificado, manifestó que el aprendizaje les permitió crecer como personas, al igual que el tiempo de convivencia con sus compañeros, “querer es poder y en esta situación nos ha enseñado que hay que aprender todo lo que podamos en esta vida”.

 

Adicionalmente, Berta García, residente de la comunidad Fundación Cap, expresó su agradecimiento al alcalde Perozo, por seguir fomentando la productividad de los ciudadanos dentro de la jurisdicción a través de estos proyectos. “Yo he hecho muchos cursos y nunca había visto tanta calidad, interés y profesionalismo como en esta ocasión”.

 

Es de esta forma como el alcalde, Juan Perozo, sigue reforzando las iniciativas que se impulsaron con la llegada de su gestión, a fin de desarrollar comunidades productivas que tengan como premisa el crecimiento continuo en pro de su propio beneficio y que en un futuro puedan llegar a proyectarse más allá de tierras libertadorenses.