Deportes Destacados

“Samuráis” de Japón decapitaron los sueños triunfantes de Colombia

Dany Quintal

Con un jugador menos desde el minuto 3, la selección de Colombia cayó 2 goles por 1 ante Japón, en el Mordovia Arena de Saransk. El atacante James Rodríguez, que era duda por molestias, ingresó al minuto 59 pero sin mucho éxito para los suyos.

Los neogranadinos llegaban con los ánimos por el cielo, en busca de emular la actuación en la Copa del Mundo anterior en la que hicieron sushi a los nipones por 4 tantos a 1; padecieron la amargura de la roja directa a su mediocampista Carlos Sánchez al minuto 3. Un remate que buscaba el arco fue detenido con la mano por parte del futbolista del Espanyol, sin piedad lo mandaron a las duchas.

Para cobrar la pena máxima, Shinji Kagawa se puso atrás del balón a capitalizar la acción. Con carrera suave y de derecha ejecutó, parte interna del pie y la redonda hacia el medio del arco mientras el arquero David Ospina se tiró hacia la izquierda. Desilusión cafetera.

El peligro se dividió hacia cada área, pero las oportunidades que hicieron suspirar a los asistentes en Saransk fueron par de zarpazos del “tigre” Radamel Falcao. Al 13 y 34 dentro del área pudo definir en dirección de portería, pero el guardameta Eiji Kawashima no estaba de adorno, detuvo los remates.

De tiro libre apareció la igualdad, con 39 minutos de juego, Juan Fernando Quintero remató de zurda y desde la parte derecha de la entrada del área, por debajo de la barrera mandó a guardar el esférico. El muro de cinco “samuráis” saltó, la astucia del colombiano fue mayor y el arquero trató de engañar al árbitro al asegurar que no había pasado la línea. La tecnología no falló, fue gol.

El segundo tiempo se inclinó la balanza en favor de los asiáticos. Con ataques guiados por Keisuke Honda y Takashi Inui, el peligro de gol acechó sin piedad el marco de Ospina, quien con calidad despejó todo lo que pudo.

Al minuto 73 las quinielas se perderían en su mayoría. De saque de esquina por el lado izquierdo, Honda centró al área resguardada por ocho zagueros cafeteros más el arquero, Yuya Osako cabeceó en la entrada del área chica con la delicadeza necesaria para cambiar de palo el esférico.

Los deseos no fueron cumplidos, Colombia cayó por primera vez contra un equipo asiático en el Mundial. Por su parte, Japón con gran superioridad no tuvo conflicto de hacer bandeja paisa.