Variedades

Un psiquiatra afirma que las posesiones demoníacas son reales

El Dr. Richard Gallagher, un psiquiatra de Nueva York de 60 años, afirma haber sido testigo directo de 100 casos reales de posesión demoníaca durante los últimos 25 años. 
Según Gallagher, ha presenciado más casos de «opresión», que suceden cuando una persona es atacada por espíritus malignos, pero no es completamente poseída. Gallagher dice ser católico devoto, y que la existencia de los demonios es algo real, y que viene desde hace miles de años. Él dice: Los demonios son mucho más listos que los humanos y hablan todos los idiomas con fluidez”. De acuerdo al psiquiatra, existen varios signos que indican una posesión demoníaca, entre ellos: fuerza extraordinaria, sentidos bloqueados; debido a que los espíritus no quieren que la gente escuche o vea lo espiritual. Gallagher dice ser criticado por mucho escépticos, sin embargo, según él, esto ocurre porque simplemente los escépticos no han sido testigos de una posesión. Gallagher ha escrito un libro, titulado: «Demonic Foes: Experiences of a Psychiatrist in the World of Exorcism», y espera que sea publicado dentro de un año. El psiquiatra afirma: Ellos son demonios. Son reales, y también lo es el mal. La posesión demoníaca existe, la he visto de primera mano. Son ángeles caídos. Esto es lo que literalmente creo. Son extremadamente listos; son mucho más listos que los humanos. Han existido durante milenios, por lo que hablan todos los idiomas. Los escuché hablar chino; los escuché hablar en griego antiguo, que estudié. Ciertamente los escuché hablar y entender el latín”. Según Gallagher, los espíritus malignos se manifiestan de esa forma probablemente para asustarnos o presumir, es decir para jactarse. 

Él es extremadamente cauteloso acerca de sus propios detalles, y solo dice que tiene una familia y hermanos: estima que hasta ahora ha tratado a aproximadamente 25.000 pacientes a lo largo de los años. Por el contrario, los casos que ha visto de posesión y «opresión» -que es diferente e implica que los demonios hostiguen a un individuo en lugar de tomar el control de ellos, dice- han sido referidos a él, generalmente por exorcistas. Su primer caso El primer caso que vio involucró a una víctima de «opresión», una ama de casa hispana y madre del oeste de EE.UU. que estaba siendo atacada por demonios. Ella era una católica increíblemente devota y caritativa, dice el Dr. Gallagher, pero esa santidad extrema a veces puede abrir la puerta a un ataque del mal. Los hechos sucedieron mientras ella y su esposo estaban acostados en la cama, y ??de repente, ella tenía la sensación de ser atacada por espíritus malignos, y aparecieron moretones en su cuerpo. Gallagher le dijo que se realice un examen médico para asegurar de que no tuviera alguna dificultad de coagulación o algo así. Sin embargo, todas sus pruebas médicas fueron negativas; su análisis de sangre resultó ser normal. No parecía tener ninguna otra enfermedad médica o psiquiátrica. Simplemente no parecía ser una persona con problemas psiquiátricos. Es este caso, Gallagher dice que cree que la señora estaba siendo oprimida por el mal «precisamente porque era muy devota y estaba haciendo un trabajo increíblemente caritativo con la gente». Gallagher agrega: Hay un par de otras categorías de personas que pueden ser atacadas, gente muy santa. Y hay muchas historias de personas santas a lo largo de la historia que tenían problemas demoníacos”.

El caso de una mujer que incursionó en rituales satánicos Gallagher narró otro caso que pudo atender. Se trataba de otra ama de casa de EE.UU. Esta mujer con el seudónimo de Catherine, había incursionado en rituales satánicos durante su adolescencia, y se había relacionado de una forma muy tonta con los espíritus malignos, según el psiquiatra. Gallagher agrega: Ella hizo algunas cosas espeluznantes, de las que no voy a hablar, pero ella también, con un par de amigos, hicieron rituales satánicos menores y ella quedó poseída. Ella se tornó muy violenta cuando el espíritu maligno se manifestó, y ella tenía una variedad de signos de posesión. Se necesitaron muchas personas para retenerla durante el exorcismo. Ella tenía un síntoma muy extraño, que es similar a un caso en los evangelios, donde selectivamente no podía escuchar ciertas cosas. Su sentido del oído estaba bloqueado. Entonces tuvimos la brillante idea de por qué no escribir en un papel lo que queríamos comunicarle. Sin embargo, ella me dijo: ‘Dr. Gallagher, ¿por qué está haciendo esto? ¿Por qué me está mostrando una hoja de papel en blanco?’”.

Odio a Dios y a los humanos Gallagher manifiesta que los espíritus malignos se apoderan de las personas, porque realmente odian a Dios y a los humanos. Él agrega: Tenemos la capacidad de amar y volvernos hacia Dios; ellos no. Hicieron sus elecciones, y odian la imagen de Dios en los seres humanos. Realmente parecen odiar a los seres humanos. Quiero decir, no solo quieren destruirnos espiritualmente, alejarnos de Dios, sino que parecen tener casi un placer sádico en destruirnos como criaturas que aún pueden volverse hacia Dios, hacia su enemigo, criaturas que también pueden amar, de lo que ya no parecen capaces. Han rechazado la idea de la bondad y el amor de una manera perversa”. Demonios muy poderosos Gallagher también dice que los demonios muestran poderes extraordinarios, tales como el conocimiento personal y la clarividencia cercana. En una ocasión, un demonio le contó cómo había muerto su madre: cáncer de ovario. Ese espíritu malvado también sabía cómo murieron los padres de otras 15 personas. No era solo yo”. En otra ocasión, un demonio le dijo exactamente lo que llevaba puesto un sacerdote, aunque el clérigo no estaba ni cerca del Dr. Gallagher y tampoco de la persona poseída hablando. En un caso diferente, Gallagher también pudo comunicarse directamente con un demonio. Tuve un caso en el que un demonio me dijo: ‘¿Cómo va ese libro? No servirá de nada’. Fue entonces cuando pensé en escribir un libro.”

 

Él dice que, a pesar de su trabajo y sus creencias con respecto a los demonios y la posesión, nunca se ha sentido particularmente hostigado o discriminado, porque los estadounidenses tienden a ser una gente tolerante y pluralista. Y, a pesar de haber sido testigo del mal y su interacción con los demonios, dice que no está particularmente preocupado de que vayan a atacarlo; él está reforzado por su fe y la fe de los demás. Tengo mucha gente orando por mí. No veo al demonio en todas partes. Siempre le digo a la gente que es un error igual ver al demonio en todas partes que negar que el diablo existe”.