Deportes Destacados

Josua Mejías fue presentado con el Leganés de la primera división

Dany Quintal
 
El defensor venezolano Josua Mejías fue presentado por el Club Deportivo Leganés, en las instalaciones del campo de entrenamiento en Butarque, barrio perteneciente al municipio de Madrid en España.
Un nuevo número fue puesto en la espalda del joven zaguero, el 27 es suyo. 
Con la posibilidad de ser cedido a un club de segunda división, Mejías expresó que luchará por un puesto en el primer equipo donde deberá superar a otros tres centrales, ante esto, el volver a ser lateral derecho es una posibilidad; Mauricio Pellegrino lo ha probado en esa zona del campo en los entrenamientos.
Primero estuvo frente a las cámaras del equipo con su respectiva camiseta, junto a Facundo García, otra de las nuevas incorporaciones.
Ya en rueda de prensa ante los medios de comunicación, el Secretario Técnico del club madrileño, Txema Indias, se mostró satisfecho por la incorporación del venezolano.
“Lo tuvimos cerca un año, en el Cartagena, en su primera temporada en el fútbol español demostró lo que es; un central que en momentos puntuales se transformó en lateral derecho”, aseguró Indias.
Además, el secretario del Leganés destacó la velocidad del joven vinotinto, la cual resaltó como su principal  carta e importante para la labor que desempeña sobre el terreno de juego.
 
Habló Josua
Al momento de hablar, Josua Mejías se mostró agradecido con la directiva del Leganés, como razón principal: la confianza que tuvieron en él para contratrarlo por cinco campañas.
“Daré siempre lo mejor de mí para mantenerme en el primer equipo, sino estar en un club de segunda división”, argumentó el defensor.
Respecto al cambio de pasar del Cartagena, de la Segunda B al Leganés de primera, Josua Mejías lo asume como un gran salto al poder jugar “en la mejor liga del mundo”.
Mauricio Pellegrino, entrenador del Leganés podrá mover al venezolano a la banda derecha, la competencia en primera división es mayor a lo que enfrentó en Cartagena, donde se plantó como  pieza fundamental de la zaga central y jugó más de 2.000 minutos en su primera año en Europa.