Carabobo Destacados

Carabobeños repararan sus celulares ante elevado precios de equipos nuevos

María Eugenia Espinoza

Los servicios técnicos de celulares han proliferado debido al elevado precio de los equipos nuevos, lo que hace que algunas personas en vez de comprar móviles nuevos, los envíen al reparar.

El precio de un celular con funciones básicas supera los 80 millones de bolívares, mientras que los de mayor tecnología van desde los 200 millones, por lo que las personas que no cuentan con recursos económicos para adquirirlos “desengavetan” sus teléfonos viejos y dañados y los llevan a arreglar.

La demanda de los servicios técnicos aumenta cada día, pero algunos clientes de la ciudad de Valencia denunciaron que han sido estafados, ya que los técnicos hurtan las piezas de algunos celulares y les colocan unas inservibles, indicándoles a los usuarios que el teléfono presenta daños irreparables.

En las redes sociales algunas personas que tienen la oportunidad de adquirir nuevos celulares o se los envian desde el exterior, subastan los equipos usados y la cantidad de interesados en comprar o cambiarlos por algunos rubros de la cesta básica, supera las expectativas del comerciante.

Por otra parte, otros usuarios de las redes colocan anuncios de solicitud de compra de celulares usados a buen precio, mientras otros se conforman con comprarlos con la pantalla y otras partes averiados para mandarlos a reparar.

Comerciantes de la región carabobeña indicaron que las ventas de celulares han disminuido significativamente, a juicio de muchos vendedores y encargados de tiendas, esto se debe a que las personas no cuentan con suficiente dinero para cancelar la cantidad millonaria que cuestan los equipos nuevos o les envían teléfonos de amplia tecnología desde otros países.

Anteriormente hasta los más pequeños de algunos hogares contaban con teléfonos celulares, pero en la actualidad, es representativo el porcentaje de la población que no tiene móvil. Algunos carabobeños entrevistados por el equipo del Diario La Calle coinciden en que se lo robaron o se les dañó y no tienen dinero para comprar otro.