Internacionales

Grupos leales a Ortega asaltaron la mayor universidad de Nicaragua

Andrés Sandoval Buono

Decenas de estudiantes nicaragüenses fueron liberados de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) este sábado por la intervención de la iglesia en el patio de la Catedral Metropolitana de Managua quienes durante 12 horas sufrieron los ataques de grupos violentos leales al presidente Daniel Ortega. La UNAN era último bastión en pie de la resistencia estudiantil que se opone desde abril a Ortega.

El ataque comenzó a las cinco de la tarde (hora local). Al menos 60 estudiantes pudieron refugiarse en la parroquia Divina Misericordia, que luego fue atacada por fuerzas que apoyan al presidente. El cardenal Leopoldo Brenes explicó que fueron 10 horas intensas de negociaciones con el gobierno para lograr la libertad de los jóvenes que fueron trasladados en autobuses hasta la catedral.

Mientras la universidad era tacada, el presidente Daniel Ortega realizaba un mitin partidario en Masaya, ciudad localizada a 40 kilómetros de Managua y que es fuertemente asociada a las causas sandinistas. Ortega hizo un llamado a la paz. “Invitamos a aquellos que tienen pensamientos políticos diferentes, a los productores y campesinos, las empresas, a la microempresa, a que tomemos el camino de la paz”, dijo el mandatario.

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo el viernes mientras se desarrollaba en Washington una sesión del Consejo Permanente para discutir la difícil crisis que vive Nicaragua que “solicitaba” que se detuvieran los ataques contra la UNAN y se protegiera la vida de los estudiantes. “Es inadmisible el uso de la fuerza contra la universidad. Cualquier desalojo a la universidad debe de ser negociado”, dijo Almagro.