Farandula

Los chicos de ABBA salen de su dorado retiro

A punto de estrenarse la segunda parte de ‘Mamma Mia!’, Benny Andersson y Björn Ulvaeus descubren la historia tras sus canciones.

 

Por la música de ABBA no pasa el tiempo. Solo el dinero. Temas como WaterlooChiquititaFernandoDancing Queen o Mamma Mía! son fruto de uno de los grupos más populares de todos los tiempos, que vuelve a la actualidad con el estreno este viernes de Mamma Mía! Una y otra vez, una década después de que llegara a la gran pantalla la Mamma Mía! que protagonizaron Meryl Streep, Pierce Brosnan y Colin Firth.

Igual que los años no han hecho mella en la música de este cuarteto icónico no parece que el efecto se haya contagiado a sus componentes. Agnetha Fältskog y Anni-Frid Lyngstad, las dos féminas del grupo, apenas se dejan ver. Y Björn Ulvaeus y Benny Andersson se conformarían con disfrutar de sus cuantiosos beneficios y dejar para otros los actos públicos. Solo el sentimiento de que se deben a los amantes de su música les hace salir a la luz. “Es raro el día en el que no se nos acerca alguien para decirnos lo mucho que les marcó nuestra música”, reconoce Björn. “Difícil de asimilar porque uno puede contar los álbumes pero emocionalmente nuestra fama es una lección de humildad”, declaró a este periódico en una entrevista realizada la semana pasada en Estocolmo.

Ambos dejaron de celebrar sus cumpleaños pasados los 60. Benny tiene 71 y Björn, 74. Parcos en palabras, su aspecto serio y casi anodino entre la multitud contrasta con sus pegadizas canciones y los llamativos trajes que utilizaban en sus actuaciones y que ahora preserva el Museo ABBA de Estocolmo.

 

 

Otra vez una película les devuelve fama y notoriedad y después llegará una gira en la que la tecnología permitirá que sean sus avatares quienes vayan en su lugar. “Queremos mantener el contacto con los fans sin montar en el autobús”, explica Andersson. Bajo esta calma de jubilados de oro se notan las viejas rencillas. Sobre el hecho de que Agnetha y Anni-Frid no participen en Mamma Mia! Una y otra vez (que se estrena este viernes en España), como han hecho ellos en un breve cameo, solo argumentan que “tiene que ver con las letras y las canciones”, en referencia a que ellos son los compositores. Y después muestran cierta condescendencia cuando, con tono de cierta sorpresa, afirman que quienes fueron sus esposas “todavía pueden cantar”.

Un hecho que sus admiradores podrán comprobar cuando finalmente se descubran las dos nuevas canciones que han grabado para esa gira que sus avatares harán en algún momento y que cantan Agnetha y Anni-Frid respectivamente. “Aunque ya no estamos casados hemos querido ser ecuánimes”, afirma Benny Andersson.

Sobre ellos existen muchas leyendas: que tienen más dinero que Volvo, que les ofrecieron un millón de dólares para volver a cantar juntos… Lo cierto es que la nueva película tiene que ver con la insistencia de los estudios Universal y también el interés que tiene Benny para convencerles de que lleven su musical Chess a la gran pantalla. Sobre la atribuida sinceridad de los temas con los que estos amantes de la música pop quisieron ser como los Beatles, Elvis Presley o los Beach Boys desde Suecia, aclaran que eso no significa que sus letras sean personales: “Digamos que todas las canciones son ficción pero que tienen una vida detrás”, se sincera Björn.

¿Su preferida? The Day Before you Came, “aunque no necesariamente en la grabación que hizo Meryl”, puntualiza Benny, que rápidamente afirma que la interpretación que hace Streep en la nueva película de My Love, My Life le pone los pelos de punta y es su momento preferido del filme. ¿Y la peor? Watch Out, que no aparece en la nueva entrega. “Son fases”, reflexiona Björn, “con SOS y con Mamma Mía! éramos más jóvenes mientras que The Day Before You Came y The Winner Takes it All muestran cierta madurez”. sopesa Björn.

De nuevo la edad. La misma que les distancia de la música que sale ahora de Eurovisión “aunque como espectáculo televisivo sigue siendo de lo más entretenido”, aclara Benny. Y el mismo humor con el que se toman los elogios recibidos, el reconocimiento en el Rock & Roll Hall of Fame en el que están todos sus héroes musicales o con el que aceptan las reverencias de grupos como The Clash, U2 o Led Zeppelin tras años de ser tildados de horteras.