Destacados Sucesos

Un muerto y dos heridos tras fiesta en club Cabel en Valencia

Ligia Pérez

Un hombre fue asesinado y dos personas resultaron heridas luego de que un sujeto entrara disparando al club Cabel, situado en el sector La Florida, al sur del municipio Valencia, la noche de este sábado.

El fallecido fue identificado como Carlos José Pacheco Díaz de 24 años mientras que los dos heridos son Dayanin Clavo y un joven que se desconoce su identidad, los tres residían en la zona y eran vecinos.

Familiares que se encontraban en las adyacencias de la morgue narraron que la noche del sábado Pacheco se dirigió al club para compartir con varios amigos, transcurrieron algunas horas entre tragos y conversaciones, cuando aproximadamente a las 11:00 de la noche empezó a bailar con Dayanin en ese momento llegó un sujeto apodado “El Chicho”, quien estaba cazando a un muchacho que se encontraba en el lugar.

“El Chicho” al ver a su víctima sacó un arma de fuego y le apuntó pero este al percatarse que lo iban a tirotear se escondió detrás de Pacheco, quien danzaba con su amiga sin sospechar lo que ocurría a su alrededor. El individuo disparó buscando a su objetivo pero el tiro impactó a Carlos.

El agresor al ver que no había baleado al hombre se desesperó y comenzó a disparar a todos lados, dos de las balas atravesaron a Dayanin y a otro joven, aunque el chico que pretendía balear logró escabullirse del sitio.

Los gritos y llanto de las personas atemorizadas no se hicieron esperar, algunos corrían buscando la salida para salvar sus vidas, estos instantes fueron aprovechados por el criminal que salió a pasos acelerados para después montarse en una camioneta Cherokee, color verde y arrancar a toda velocidad.

La familia y amigos llevaron a los tres jóvenes a la Emergencia de la Ciudad Hospitalaria “Dr. Enrique Tejera” (Chet) de Valencia, pero Pacheco murió durante el traslado y los otros dos ciudadanos permanecen recluidos en estado de gravedad.

La familia de Pacheco visiblemente afligida y llorando pedían que clausuraran el citado club, debido a que las personas que llegan al lugar supuestamente no son revisados por los vigilantes antes de entrar, prestándose a que sean ingresadas armas o drogas.

“Hoy fue mi hijo, mañana puede ser cualquier otro muchacho que vaya a esas rumbas en ese lugar o en las famosas fiesta Pick Up, que también se prestan para que ocurran este tipo de desgracias”, aseguró la madre de Carlos, quien por temor no quiso identificarse.

Pacheco, se ganaba la vida vendiendo plátanos en el sector El Boquete y deja a dos niños huérfanos.