Carabobo

Opinión/ Ruben Limas:El Metro se volvió Centímetro…

La verdad no sé a ciencia cierta, porque persisten gobiernos como el nuestro en el mundo, sabiendo que todo lo que toca lo destruyen. Nada se escapa al flagelo de estos señores Socialistas del Siglo XXI, ningún sector está exento de esta barbarie cívico militarista. El drama del transporte público en Carabobo es otra muestra de ello, como en todo el país, tiene a la nación prácticamente paralizada. Los “Transdráculas” son obviamente insuficientes, eso lo demuestra el que persistan las “perreras”. Lo serán mucho más cuando esas unidades comiencen a pedir repuestos y los mismos nunca lleguen. Una solución a tal circunstancia pudo haber sido completar las cuatro líneas del metro prometidas en 2006, de las cuales solo se terminó una y apenas se construyeron dos estaciones adicionales de otra.

 

¡Hoy el metro de Valencia funciona con solo dos trenes! Con solo dos vagones cada uno, las escaleras eléctricas ya no funcionan y los ascensores que estaban destinados a los pasajeros de la tercera edad, embarazadas o discapacitados son un recuerdo perdido entre tanta desidia. Los trabajadores, en voz de su sindicato, exigen desde hace 6 meses que se les reconozcan reivindicaciones salariales y contractuales urgentes dado que muchos han preferido renunciar a trabajar por casi nada. Sin embargo, el ministro de la cartera, no se da por enterado.

 

Mientras tanto los ciudadanos pasan cada vez más tiempo perdido en las larguísimas colas para entrar al subterráneo, los aires acondicionados hace rato dejaron de funcionar, hasta sus pasillos están a oscuras por falta de luminarias. Los pasajeros, cuando logran meterse en un vagón lo hacen al costo de empujones, tropezones y apretujones, nada digno. La defensa de la directiva del Metro, cuando en ocasiones son interpelados por los mismos usuarios, afirman en tono de disculpa que “este servicio solo cuesta 4 bolívares fuertes”, es decir, 0,0004 bolívares soberanos, de tal modo que la gente se tiene que calar las fallas por lo barato del pasaje.

 

Señores, ciudadanos todos, una ciudad como Valencia, con casi 2 millones de habitantes, merece un Metro no un centímetro. Merece un servicio efectivo, que permita a los trabajadores y estudiantes trasladarse a sus quehaceres. ¿A quién pueden culpar de todo este desastre? ¿A Trump? ¿Al imperio mismo? ¿Al estúpido argumento del bloqueo económico? O es simplemente una conducta de gobernar que cobija de manera impune a un sistema que se hace llamar socialista, que en el fondo solo es corrupción, desidia, ineficiencia, e incapacidad. ¿A ver, usted qué piensa?