Carabobo

Caos para comprar gas doméstico en Carabobo

María Eugenia Espinoza

Comprar gas doméstico en la región se ha convertido en otra preocupación para los carabobeños desde hace algún tiempo y la situación cada día empeora, debido a las enormes colas en los llenaderos ó la especulación de los comerciantes.

Algunos ciudadanos deben zanquear llenaderos de la ciudad cargando las bombonas a cuestas con la incertidumbre de si podrán comprar o no, repitiendo este procedimiento día tras día hasta lograr comprarlo, mientras otras personas deben ingeniárselas para conseguir al menos 400 mil bolívares en efectivo para adquirirla el mismo día.

Las colas en los llenaderos de gas son enormes. En algunos venden las bombonas de acuerdo al terminal del número de cédula en 40 mil bolívares, pero no todos los clientes corren con la suerte de comprarlo a ese precio.

En algunas ferreterías y otros establecimientos de la ciudad, los ciudadanos llevan las bombonas y más de 300 mil bolívares en efectivo y al día siguiente pasan a retirarla, sin embargo algunos no pueden cancelar está suma debido a la dificultad de conseguir el dinero en efectivo.

Por otra parte es incontable la cantidad de personas que abordan unidades colectivas cargando bombonas, sin medir el riesgo que esto representa.

Comerciantes especulan por la escasez

El secretario general de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros y Gasíferos de Venezuela, José Bodas Lugo, indicó que las fallas en el distribuidor de gas es a nivel general, algunas veces escasea y otras veces lo distribuyen, pero cuando no hay, los comerciantes que tienen acaparado especulan en el precio.

Bodas Lugo explicó que el problema consiste en que la producción petrolera ha caído y esto repercute en el gas domestico, ya que al caer el crudo cae también el gas.

Por otra parte precisó que también hay cierta cantidad de aditivos para aplicarle al gas doméstico que son importados y a veces no hay, lo que afecta la producción.

El secretario de la federación indicó que algunas veces distribuyen el gas a los sectores más críticos, atendiendo por reacción, dejando por fuera a los sectores que distribuyen con regularidad.