Carabobo Destacados

Compra de celulares usados es el nuevo rebusque

María Eugenia Espinoza

La compra de celulares usados y dañados se ha convertido en una alternativa muy común para algunos valencianos.

En diversas calles y avenidas de la entidad carabobeña, cada vez son más numerosos los comercios informales “tarantines”, con llamativos anuncios que indican que compran celulares usados y malos a buen precio.

Para los delincuentes se ha convertido en una manera de conseguir dinero, pero los principales afectados son los transeúntes, quienes son víctimas de robos de sus teléfonos de alta y baja tecnología, ya que hasta los llamados “gallito” son un tesoro para los ladrones.

Según el relato de algunos transeúntes de la zona sur de Valencia, los comerciantes compran los teléfonos dañados por kilogramos, a los que no funcionan les extraen algunas piezas y a los que funcionan los reparan y revenden a precios accesibles para las personas que no pueden adquirir uno nuevo en un agente autorizado. Los compradores de los celulares dañados comercializan las baterías, teclados, puertos de carga, carcasas y otros repuestos.

En el caso de los teléfonos de alta tecnología, los cuales prenden pero son bloqueados por sus dueños cuando se los roban y en algunos casos son imposibles de desbloquear, los compradores los utilizan como repuesto, según se conoció tras el relato de un comerciante.

Durante un recorrido del equipo reporteril del Diario La Calle, se pudo constatar que los compradores ofrecen desde 100 bolívares soberanos (10 millones), por cada teléfono, dependiendo del modelo y la falla que presente.

Con la compra y venta de estos celulares usados, se han incrementado los robos y hurtos en diversos sectores de la geografía carabobeña en las últimas semanas.