Destacados Economía

Consecomercio: El comercio está cerrado más del 50%

La presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui, expresó que el sector comercial está recibiendo un “terrible” impacto con las medidas anunciadas por el Ejecutivo en materia económica.

“Para la pequeña y mediana empresa al nivel nacional, está recibiendo un impacto terrible, puesto que no es solamente el hecho de que nos están incrementando por 60, lo que es costo laboral de cada una de nuestras empresas, sino que además nos están restringiendo la posibilidad de hacer cualquier ajuste, pero vemos que el Gobierno si los hace”, manifestó la Presidenta de Consecomercio a PANORAMA.

“De hecho acabamos de presenciar esta semana como el Gobierno hizo un incremento del 140.000% en la Unidad Tributaria (UT), o sea, ellos reconocen en su estructura de costo, en su estructura de funcionamiento, la necesidad de hacer ajustes en función de las realidades que vive el país, pero no así las empresas”, agregó.

Afirmó que el escenario económico del país es “crítico, (…), si destruyen el comercio, destruyen los canales de comercialización de todo el aparato productivo nacional”. Además, resaltó que el sector comercial zuliano, específicamente en Maracaibo se evidencia un fuerte golpe en el desarrollo laboral de las empresas.

“Nuestras ventas se han visto afectadas entre un 70% y 90% en la disminución de compras. No solamente por las escasez del inventario o el colapso terrible en el Zulia por las fallas eléctricas y generales en los servicios públicos, sino que además la pulverización del poder adquisitivo en los venezolanos”, aseveró.

El problema no está en la suma de dinero que genere la población, “está en: ¿qué va a comprar la gente si no hay producción? ¿Qué tanto le va a alcanzar ese salario? Si simple y llanamente, el Gobierno continúa alimentando la espirar hiperinflacionaria que nos ha llevado a estos niveles brutales, más allá de cualquier experiencia económica que se ha podido vivir en el continente”.

“No es, ¿cuánto tengamos las empresas para pagarle a los trabajadores? Cualquier monto que nos digan es insuficiente para la realidad que está viviendo el país, sino que además el Gobierno insiste en que nosotros tenemos que vivir realidades que ellos imaginan”, puntualizó la representante comercial.

Asimismo, consideró que el sector comercial no está preparado para el nuevo incremento salarial. “Más del 50% del comercio está cerrado, y los que no han bajado sus puertas tienen enormes carteles en sus negocios que dicen: ‘estamos en liquidación total’. El comercio quedó devastado desde los anuncios”.

“Tenemos casi un mes paralizados. Quiero que salgan a la calle y vean el número de santamarías que hay abiertas en cada cuadra, cada centro comercial, ya estamos viendo centros comerciales desolados”, alertó.

Insistió que las declaraciones semanales del Impuesto sobre la Renta y el Impuesto del Valor Agregado (IVA) “es un reconocimiento tácito de la inflación, a ellos el dinero le sirve hoy pero la semana que viene no tiene ningún valor, quiere decir que están reconociendo que hay hiperinflación”.

Además, “¿cómo tú vas a declarar una renta que no sabes que existe? Porque puedo vender una cantidad esta semana pero la próxima no vendo absolutamente nada, no tengo ganancias sobre la cual pagar impuestos, que es lo que nos están obligando”.

En torno a las medidas ejecutadas por el Presidente y el Comité Económico, indicó que los lineamientos son “insuficientes” y “equivocados”, que no están adaptados a la actual realidad del país, por lo que podría desarrollar afectaciones contrarias a las esperadas.

“Estamos gravemente golpeados con todas estas medidas, lo que estamos obteniendo es menos posibilidades de que el usuario común tenga la posibilidad de adquirir los productos que necesita, la variedad en lo que pueda tener y la capacidad de cómo comprarlo, porque el Gobierno no está haciendo nada para desacelerar la hiperinflación, por el contrario, cada día lo que puedes comprar es menos”, declaró.

Propuso como medidas para mejorar la economía, establecer más libertades, desmontar todos los controles económicos, debido a que ninguna economía puede funcionar efectivamente mientras sea “controlada”, además insistió en la necesidad de libertad de diálogo y la recuperación productiva en todos los ámbitos.